Càncer de mama i porteig

Versión en Castellano

Càncer de mama i porteig

Com m’ha agradat revisar les fotos de l’ordinador, remenar grups del Facebook quasi oblidats com “Vaya tela”, o Flasmob Portabebès Barcelona 2012. Em van permetre conèixer un grup de noies que a més de fer-me molt de costat en la criança de la meva filla, em van ensenyar a descobrir el món dels portanadons.

He vist fotos del taller de dansa que va fer la Maria a Kangura. D’altres amb les meves amigues a les que jo he regalat un portanadons, amb la Boba de la meva veïna Liliana, fent pràctiques amb el Mei Tai, el Kanga, o el fulard teixit (que mai vaig dominar…) i moltes altres que m’han alegrat el dia!

Em dic Marta, tinc 39 anys, parella i una filla de 6 anys que es diu Elena.
El 16 de juliol de 2012 em van diagnosticar càncer de mama. Tot just quan feia just un mes i mig que la meva filla havia decidit deixar de mamar.

Us podeu imaginar l’impacte de la notícia, no podia parar de plorar i no entenia què estava passant…
Tumorectomia, 6 mesos de quimioteràpia, 35 sessions de radioteràpia, i tractament hormonal durant almenys 5 anys, que suposo que en seran 10.
Un dels sentiments més forts d’aquell moment va ser la por… No oblidaré aquella sensació de que tot es para. La vida s’atura i no saps qui ets en aquell moment ni tampoc si tornaràs a ser la mateixa d’abans. No saps si podràs seguir fent les mateixes coses, pensant-les o sentint-les com havies fet fins ara…
La veritat es que hi havia dies que em quedava molt atrapada en aquests dos sentiments tot i que el tractament anava bé i el pronòstic era favorable des de l’inici.

Des de la distància veig que jo era la mateixa. Potser més intensa en tots els sentits però la mateixa Marta de sempre.

Ara escrivint me n’adono que aquests mesos a més de fer el tractament vaig continuar fent quasi les mateixes coses que feia abans (menys treballar) i una d’aquestes va ser portejar a la meva filla.

Vaig descobrir la bandolera d’anelles quan l’Elena tenia 4 mesos i sempre ha estat el meu portanadons preferit.

Vaig tenir la sort que l’operació va consistir en una tumorectomia. Em van extirpar el tumor i una mica de teixit del voltant, que tot i que va costar de cicatritzar, no em va donar massa problemes. Això em va permetre tornar a portejar a l’Elena dos mesos després. Just el dia que a Barcelona es feia la cursa de la Dona per celebrar el dia Contra el Càncer de mama.
Va ser un dia increïble! En un principi havia d’anar amb les companyes de Vaya Tela però les amigues del poble pocs dies abans em van dir que vindrien a Barcelona i m’acompanyarien tota la cursa.
Ja que estava en plena quimio, vaig preguntar a l’oncòleg si veia algun inconvenient en que fes la cursa caminant amb una motxilla de 10 quilos a l’esquena. De seguida em va respondre que no hi havia inconvenient en fer-ho si el pes anava ben repartit i si jo em sentia amb força. Ell va entendre que jo volia portejar a la meva filla tota la cursa, i jo vaig descobrir que ell també portejava a la seva.

I amb el mocador rosa al cap vaig fer-la sencera, caminant, amb l’Elena amb els ulls ben oberts. Haver pogut acabar-la amb la meva filla tant a prop va ser molt emocionant!
A partir d’aquell dia vaig continuar tenint-la a prop com feia abans .

Ara no estic malalta, tot i que encara hi ha dies que m’hi sento… No portejo a la meva filla, i segurament no tindré cap altre fill amb qui gaudir del porteig però els tinc guardats com un gran tresor del que no me’n puc desprendre.

Som moltes les mares joves que em hagut de passar per un càncer de mama, i també moltes les que ens curem, però és un procès llarg i complicat que et transforma.
Us animo a que sigueu rigoroses amb les revisions ginecològiques i que us feu exploracions mamàries sovint. El meu diagnòstic va ser precoç gràcies a l’exploració del meu ginecòleg, qui va detectar un nòdul benigne que finalment no va ser-ho.
Gaudiu dels vostres fills, de la salut i de la vida. Per a mi ser mare ha estat una experiència molt enriquidora. Encara que no puc dir que el càncer ho hagi estat, tampoc us negaré que he après moltes coses aquests anys que em faran la vida una mica més fàcil.

 

 

 

 


Versión en Castellano

Me ha encantado revisar las fotos en el ordenador y revisitar los grupos de Facebook casi olvidados como Vaya tela, o Flashmob Portabebes Barcelona 2012. Todo ello me permitió conocer a un grupo de chicas que, además de estar a mi lado con la crianza de mi hija, me enseñaron a descubrir el mundo del portabebés.

¡He visto fotos del taller de baile que hizo Maria en Kangura, otras con mis amigas a las que he regalado portabebés, con la Boba de mi vecina Liliana, haciendo prácticas con el MeiTai, el Kanga, o el fular tejido (que nunca llegué a dominar…) y muchas otras que me han alegrado el día!

Me llamo Marta, tengo 39 años, pareja, y una hija de 6 años que se llama Elena. El 16 de julio de 2012 me diagnosticaron cáncer de mama, cuando justo hacía un mes y medio que mi hija había decidido dejar de mamar.

Os podéis imaginar el impacto de la noticia, no podía dejar de llorar y no entendía qué estaba pasando…

Tumorectomía, 6 meses de quimioterapia, 35 sesiones de radioterapia, y tratamiento hormonal durante al menos 5 años, que presumiblemente serán 10.

Uno de los sentimientos más fuertes de ese momento fue el miedo…

Nunca olvidaré aquella sensación de que todo se para, la vida se detiene. En ese momento no sabes quién eres y tampoco si volverás a ser la misma de antes. No sabes si podrás seguir haciendo las mismas cosas, pensándolas o sintiéndolas como lo habías hecho hasta entonces…

La verdad es que había días en los que me quedaba muy atrapada en estos dos sentimientos, aunque el tratamiento parecía ir bien y el pronóstico era favorable desde el principio.

Desde la distancia veo que yo era la misma. Quizás más intensa en todos los sentidos, pero la misma Marta de siempre.

Ahora, escribiendo, me doy cuenta de que esos meses, además de seguir el tratamiento, seguí haciendo casi las mismas cosas que hacía antes (menos trabajar) y una de esas cosas fue portear a mi hija.

Descubrí la bandolera de anillas cuando Elena tenía 4 meses y siempre ha sido mi portabebés preferido.

Tuve la suerte de que la operación consistió en una tumorectomía (me extirparon el tumor y un poco de tejido alrededor) que, aunque costó de cicatrizar, no me dio demasiados problemas. Eso me permitió volver a portear a Elena dos meses después. Fue justo el día que en Barcelona se hacía la “Cursa de la Dona”, para celebrar el día Contra el Cáncer de Mama.

¡Fue un día increíble! En un principio tenía que ir con las compañeras de Vaya Tela, pero las amigas del pueblo, pocos días antes, me dijeron que vendrían a Barcelona y me acompañarían durante toda la carrera.

Ya que estaba en plena quimio, pregunté al oncólogo si veía algún inconveniente en que participase en la carrera andando con una mochila de 10kg a la espalda. Enseguida me respondió que no veía inconveniente en hacerlo si el peso iba bien repartido y yo me sentía con fuerzas.

Él entendió que yo quería portear a mi hija durante toda la carrera, y yo descubrí que él también porteaba a la suya.

Y con el pañuelo rosa en la cabeza la hice enterita, andando, con Elena con los ojos bien abiertos. ¡Haber podido terminarla con mi hija tan cerca fue muy emocionante!

A partir de ese día continué teniéndola cerca como lo hacía antes.

Ahora no estoy enferma, aunque todavía hay días en los que me siento así… Ya no porteo a mi hija, y probablemente no tenga ningún otro hijo con quien disfrutar del porteo. De todos modos los tengo guardados como un gran tesoro del que no me puedo deshacer.

Somos muchas las madres jóvenes que hemos tenido que pasar por un cáncer de mama. También somos muchas las que nos curamos, pero es un proceso largo y complicado que te transforma.

Os animo a que seáis rigurosas con las revisiones ginecológicas y que os hagáis exploraciones mamarias periódicas. Mi diagnóstico fue precoz gracias a la exploración de mi ginecólogo, quien detectó un nódulo benigno que finalmente resultó no serlo.

Disfrutad de vuestros hijos, de la salud y de la vida. Para mi ser madre ha sido una experiencia muy enriquecedora. Aunque no puedo decir que el cáncer lo haya sido, no voy a negaros que he aprendido muchísimas cosas estos años que van a hacerme la vida un poquito más fácil.

Porteo en Otoño

Portear en otoño y disfrutar de la naturaleza

Portear durante el otoño y observar cómo cambian los colores de la vegetación que nos rodea es un placer. 

En otoño empieza ha hacer fresquito. Al inicio de esta maravillosa estación no sabes bien cuándo debes cambiar la cazadora por la chaqueta gruesa.

Con el porteo pasa exactamente lo mismo, y por eso el Momawo light será tu solución. Momawo light es ideal para estas primeras bajadas de temperatura. A diferencia de otros abrigos de porteo, el Momawo light es muy, muy ligero y cómodo. Te guardará del viento, del frío y la lluvia ya que es impermeable.

Solo con coger las botas de agua y un paraguas podréis disfrutar con vuestros hij@s de la maravillosa lluvia de otoño. Y si tenéis hijos mayores ellos podrán saltar en los charcos mientras vosotr@s l@s observáis traquilamente con vuestro hijo menor en el portabebés.
Su color gris clarito combina perfectamente con toda la ropa. Su aire chic pero sport nos encanta, ya que queda igual de bien para ir por el monte como para pasear por la ciudad.
¡Este otoño no te quedes sin y disfruta de la vida en familia portando!.

 

postaparto y porteo

Casa, porteo y postparto.

Cuando estamos embarazadas y vamos a las clases de preparación al parto principalmente nos explican cosas relacionadas con el parto. Algún consejo de los primeros días, como limpiar el cordón, signos de alarma, etc.…

Pero ¿qué pasa después, cuando llegas a casa con tu bebé? El otro día hablábamos con una clienta que nos decía que el postparto es el epílogo del libro que nunca lees. Y es cierto, el postparto está allí y nadie te explica como es.

Los primeros días, al estar en casa estamos acompañadas de nuestras parejas. Pero pronto nos quedamos solas en casa. Aquí está el problema por el que muchas familias os preocupáis. La solución es fácil: ¡el porteo! ¡A portear se ha dicho!! Muchas familias de las que venís a Kangura nos decís que necesitáis un portabebés ya que sino no podéis hacer nada en casa.
Es lo más normal del mundo que vuestr@ hij@ quiera estar con vosotr@s las 24 horas del día. Os necesita, poneros en su lugar y lo entenderéis.

La solución es el porteo. Portear dentro de casa os ayudará a tener un postparto mucho más plácido.
El porteo dentro del hogar es muy satisfactorio. Hay mujeres que solo porteando ya notan como se les contrae el útero, como con la lactancia materna.

Los padres y las parejas no lactantes disfrutan muchísimo del porteo porqué que es su momento. Ese mágico momento en que el bebé se duerme y están envueltos el uno con el otro formado una sola unidad. Este momento es ideal para que la mamá pueda descansar, darse una ducha, comer, etc…
Al disminuir el llanto del bebé durante el porteo también estaréis mucho más relajados y todos descansareis más.
El postparto no es un camino de rosas, pero os podemos asegurar que con el porteo todo, absolutamente todo, es más fácil y llevadero.

¡Que levante la mano quien no ha ido al baño con su bebé en el fular!!

Feliz porteo.

La vuelta al cole y los portabebés

La vuelta al cole sin los portabebés no sería lo mismo.

¿Y por qué? Pues porqué los portabebés nos facilitan mucho la vida, muchísimo. Tanto si vamos con un peque que empieza como si vamos a acompañar al mayor.

 

Cuando la familia aumenta necesitamos el portabebés para desplazarnos rápido e intentar no llegar tarde cada día. Os lo dice la voz de la experiencia… Es más fácil andar a paso ligero con un portabebés que empujando un carrito. ¡Ir al cole tendría que contabilizar como tiempo clasificatorio para participar en una media maratón! jajaja

Llevar a nuestros hij@s en portabebés a la escuela o guardería tiene múltiples ventajas. ¡Una de las más importantes es el espacio!

En las escuelas normalmente no podemos dejar el carrito. ¡Si llevas al peque en portabebés después puedes ponerlo en una bolsa de tela, tan chula como las que os regalamos en Kangura, e ir a trabajar!!

Al volver del trabajo sacas la mochila, bandolera o portabebés ligero y “tachán” transporte solucionado. Cuando nuestro peque sale cansado allí estaremos nosotros para envolverlo y darle nuestro cariño.

Y voy a hacer una confesión, lo que más me gusta de llevar a los peques a la espalda saliendo del cole es que me cuentan cosas. Allí, mientras comen algo de fruta y pan, se sueltan y cuentan alguna cosa de su día mientras regresamos a casa. Es un momento mágico. ¡No os lo perdáis!

Os deseamos una feliz y tranquila vuelta al cole, que siempre es especial, llena de emociones como una montaña rusa. Subid a la montaña con vuestros peques y disfrutad del viaje, nosotr@s os proporcionamos el portabebés.

Si queréis leer más sobre los portabebés para la vuelta al cole aquí tenéis dos artículos para encontrar el vuestro.

Fundación Mona

Ir a la visita taller en Fundación Mona es un aprendizaje y una gran experiencia para toda la familia.
La Fundación Mona está ubicada en Girona, en plena naturaleza.
Al llegar, las guías de la fundación separaron a los visitantes en dos grupos para poder disfrutar todos mejor de la visita y poder atender a todas las explicaciones.
En primer lugar nos dirigimos a una pequeña cabaña de madera dónde vimos un documental muy ameno en el cual se muestra porqué es necesaria la fundación Mona y su labor.
¡Después nos dirigimos al exterior donde preparamos unos entretenimientos para los primates! Los peques se lo pasaron genial.
Al finalizar el taller, iniciamos la visita a las instalaciones. La ruta dura aproximadamente 1 hora, así que al finalizar el taller es aconsejable ofrecer a los más pequeños ir al baño o beber un poco, ya que en las instalaciones de los primates no podremos ni beber ni comer para no alterar su rutina ni interferir en su hábitat.
El silencio durante la ruta es imprescindible para no molestar a los chimpancés. L@s niñ@s lo entendieron muy bien y en todo momento lo respetaron. Escuchar sólo los sonidos de los animales ponía la piel de gallina.
La ruta la realizamos por caminos de arena, algunos estrechos, donde pasamos en fila, por ese motivo no recomendamos el uso del carrito durante la visita.
Si lleváis a vuestr@ hij@ en portabebés también verá mejor a los primates.
Fue una experiencia muy agradable, llena de aprendizaje y de buenas experiencias.
Me quedo con una frase de mi hija mayor de 6 años:
“Mira mamá, son como nosotros “.

Disneyland París

Nuestra experiencia en Disneyland París ha sido muy buena. En primer lugar explicaros que nosotros viajamos un fin de semana, salimos de Barcelona el viernes al mediodía y regresamos el domingo por la noche. La verdad es que tuvimos suerte porque al ser un fin de semana sin festivos no encontramos una gran multitud de gente.

Para viajar con niños pequeños es fundamental el uso de portabebés ergonómicos ya que te facilitan muchísimo la vida.

El primer lugar donde vas a usar el portabebés es en el aeropuerto. Si viajáis con carrito tendréis que facturarlo y, una vez embarcado, ¿dónde ponemos a nuestr@ hij@? Nosotros viajamos con una niña de 5 años y dos mellizos de 3 años recién cumplidos.

Los portabebés que elegimos para el viaje fueron una Beco Toddler y una Tula Toddler, pero echamos muchísimo de menos la bandolera. Creo que hubiéramos ido aún más cómodos con una bandolera. Para movernos por el aeropuerto los pequeños fueron a ratos andando y cuando se cansaban subían a la mochila. Otro punto a favor es que los portabebés los podéis subir al avión. Así a la llegada a vuestro destino podéis poner a vuestr@ hij@ en el portabebés e ir a recoger las maletas con tranquilidad y sin dramas.

Dentro del parque Disneyland París alquilan cochecitos aunque no son aptos para bebés. Se trata de carros tipo silla de ir correr de tres ruedas, de respaldo fijo y sin posibilidad de tumbar ni reclinar a los pequeños. Su precio es de 20€ al día y si queréis cambiar de parque tenéis que dejar el cochecito en el parque donde lo habéis alquilado e ira hasta el otro parque que está a unos 10 minutos andando, sin cochecito, para recoger el otro. Los carritos se pueden llevar al hotel dejando una fianza de 50€.

Un dato muy, muy importante es que las sillas de paseo y carritos se tienen que quedar fuera cuando hacemos las colas, es decir, que para subir a una atracción tenemos que dejar el carro fuera y llevar a nuestros peques en brazos durante la espera. Si lleváis un portabebés como una bandolera o una mochila, una vez dentro lo podréis dejar en el suelo de la atracción o entre las piernas sin ningún problema.

Nosotros hemos tenido surte y sólo hicimos dos colas largas. La de Ratatouille, de 40 minutos, y para conocer Mickey unos 45 minutos aprox. Las colas se hacen bastante amenas pero Lluc, uno de los mellizos, se pasó la cola de Mickey haciendo la siesta en la mochila. ¿Os imagináis hacer una cola sin ningún portabebés? Sigo pensando que el poratabebés ideal hubiese sido una bandolera, ya que les permite subir y bajar con más facilidad, ocupa muy poco, y es muy rápida de poner.

Ha sido un fin de semana muy mágico, todos hemos disfrutado muchísimo y si nos tenemos que quedar con algo nos quedamos con Buzz Lightyear y sus amigos, el Castillo y las princesas, y el maravilloso entorno del parque. Nos lo hemos pasado muy bien, y aunque ha sido agotador las mochilas nos han salvado, ya que Artur y Lluc han estado altamente demandantes.

Como dice Buzz: ¡Hasta el infinito… y más allá!

Familia Kangura.

Porteo doble ( primera parte)

En este post introduciremos el porteo en gemelos o mellizos. Hoy os damos algunos consejos para el porteo doble en recién nacidos.

El porteo en gemelos o mellizos parece muy complicado pero no lo es si vas adaptando el porteo a las necesidades de tus bebés y a las tuyas. El primer consejo es no obsesionarse con el portear. Me explico, querer hacer porteo de mellizos o gemelos sin soporte de carro o cochecito sería no ser realista y no tener una visión real de la maternidad/paternidad cuando tienes dos hijos a la vez.

Hay que tener en cuenta que la maternidad/paternidad con dos bebés a la vez es muy estresante, con una demanda constante. Los primeros días, hasta que no coges el ritmo, son muy duros no nos vamos a engañar.

Antes de adentrarnos en los portabebés debemos tener en cuenta factores importantes como las semanas de gestación en la fecha de nacimiento, o el peso del bebé.

En muchas ocasiones los bebés gemelares no superan los 3 kilos, nacen antes de la semana 38 y algunos tienen un tono muscular bajo. Dentro del mismo parto nos podemos encontrar un bebé de bajo peso, bajo tono muscular y el otro bebé que supere los 2kilos y que nazca con un tono muscular correcto. En mi caso un mellizo pesó 1.900Kg y el otro 2.800Kg.

Las semanas de gestación son importantes, ya que si hablamos de prematuros deberemos tener en cuenta la edad corregida del bebé para escoger el portabebés.

Muchas veces superar la barrera de los 3.5 kilos es duro y pueden pasar tranquilamente 3 meses, ¡pero no os preocupéis! A mi lado tengo durmiendo un niño guapísimo de 3 años que justo hace un mes alcanzamos los 10 kilos, sin prisas, con calma y con mucho amor.

La primera opción sin lugar a dudas si vais a ser padres o madres por partida doble es el fular elástico. ¡No os perdáis la experiencia de portear a los dos de esta forma! Es una sensación única y un recuerdo que queda grabado en la piel para toda la vida.

En fular elástico colocaremos un bebé en cada tira, en posición ranita sin abrir piernas. Cuando los tengáis en brazos observaréis que esa es su posición natural. Haced una prueba, sentaos en el sofá semitumbados y poneros el bebé encima. De la misma manera que se quedan dormiditos, en posición ranita, encima de vosotros es como deben ir colocaditos dentro de la tira del fular.

 

Otra opción  a tener en cuenta desde recién nacidos es la bandolera. Ésta nos permite ajustar punto por punto y, del mismo modo que en el fular elástico, pondremos al bebé en posición ranita dentro de la bandolera. Los primeros días, y seguramente durante el primer mes, no abriremos las piernas. No sacaremos las piernas hasta pasar los 3kg. Tanto con bandolera como en fular elástico podemos portear a un bebé o a los dos. En el caso de la bandolera utilizaremos siempre una bandolera para cada bebé.

La tercera opción para portear a bebés recién nacidos es el fular tejido, siendo la opción más técnica. ¡Con un poco de práctica la dificultad técnica queda superada!

El porteo y el contacto durante los primeros días es muy importante tanto para los bebés como para los padres. Os ayudará a superar el estrés y a disminuir la ansiedad. Esto os permitirá relajaros y establecer el vínculo y apego entre vosotros y los pequeños.

 

Testimonio de Cristina

Versión en Castellano

Em dic Cristina Agustí, sóc la mare de la Kie, la Tanit i en Guerau. Aquest any faré 40 anys (encara no m’ho acabo de creure), sóc doctora en Biologia i fa 10 anys que treballo com a epidemiòloga en el camp del VIH/Sida i les infeccions de transmissió sexual.

Convertir-se en mare no ha estat un camí fàcil per a mi. L’any 2011 vam adoptar a la Kie a Etiòpia quan ella tenia 13 mesos. Poc temps després vam iniciar un segon procés d’adopció, aquesta vegada al Marroc, i quan ja estàvem a punt de rebre l’assignació d’un nadó va canviar la política del país en matèria d’adopcions i es van restringir les adopcions internacionals. Sense donar-nos per vençuts vam engegar un altre procés adoptiu de nou a Etiòpia però, dos anys més tard, ens van desaconsellar aturar el procés davant de les dificultats creixents al país pel que fa a les adopcions internacionals. Vam decidir canviar l’estratègia, ens vam sotmetre a vàries inseminacions sense èxit i finalment, el gener de 2014, em vaig quedar embarassada de la Tanit i en Guerau després d’una FIV. Tot plegat va ser un procés molt dur, molt desgastant tant física com emocionalment però el final no podria ser més feliç.

Passar de ser dos a tres va suposar tot un canvi però res comparat a passar a ser 5 amb l’arribada dels bessons. Si sumes l’arribada de dos nadons a la vegada, uns inicis de lactància complicats, una nena de 4 anyets que acaba de canviar d’escola, canviar-se de casa, amb els avis a 80km i que no teníem cap experiència amb recent nascuts… va ser tot un repte, però de tot te‘n surts i dos anys i mig després així seguim, amb dies més estressants que altres però completament enamorats de la nostra família.

La maternitat m’ha transformat en molts aspectes, sóc una convençuda defensora de la lactància materna, cal normalitzar-la, la majoria de gent es sorprèn de que hagi donat de mamar als bessons i més encara quan els veuen mamar ara que estan a punt de fer els 3 anys. No em canso de repetir que és possible alletar dos nadons, cal però que les dones estiguin ben informades i rebin tot el suport possible. Tot això m’ha portat a formar-me com a assessora de lactància i col·laborar com a voluntària al grup ALBA de Badalona, la meva ciutat adoptiva.

Em vaig iniciar en el món del porteig amb la Kie però no va ser fins l’arribada dels bessons que es va convertir en un aspecte essencial de la criança dels nostres fills. Portejar els bessons ens ha permès poder atendre millor a la nostra filla gran, poder anar amunt i avall sense haver de lidiar amb el cotxet (que de petit no en tenia res) doble i poder donar el pit en qualsevol moment i en qualsevol lloc amb total comoditat i seguretat. Sense oblidar del plaer indescriptible que suposa portar als teus nens a prop teu… no puc evitar que se m’escapi un somriure ple de tendresa!


Versión en Castellano

Me llamo Cristina Agustí, soy la madre de Kie, Tanit, y Guerau. Este año cumpliré 40 años (todavía no me lo creo), soy doctora en Biología y llevo 10 años trabajando como epidemióloga en el campo del VIH/Sida y las infecciones de transmisión sexual.

Convertirse en madre no ha sido un camino fácil para mí. En el año 2011 adoptamos a Kie en Etiopía cuando ella tenía 13 meses. Poco tiempo después iniciamos un segundo proceso de adopción, esta vez en Marruecos, y cuando ya estábamos a punto de recibir la asignación de un bebé cambió la política del país en materia de adopciones y se restringieron las adopciones internacionales. Sin darnos por vencidos iniciamos otro proceso adoptivo de nuevo en Etiopía pero dos años más tarde, nos aconsejaron parar el proceso ante las dificultades crecientes en el país en relación a las adopciones internacionales. Decidimos cambiar de estrategia, nos sometimos a varias inseminaciones sin éxito y finalmente, en enero de 2014, me quedé embarazada de Tanit y Guerau después de una FIV. Fue un proceso muy duro, muy desgastante tanto física como emocionalmente pero el final no podría haber sido más feliz.

Pasar de ser dos a tres supuso todo un cambio pero nada comparado con pasar a ser 5 con la llegada de los mellizos. Si sumas la llegada de dos mellizos a la vez, unos inicios de lactancia complicados, una niña de 4 añitos que acaba de cambiar de colegio, cambiarse de casa, con los abuelos a 80km y que no teníamos ninguna experiencia con recién nacidos… fue todo un reto, pero todo se supera y dos años y medio más tarde así seguimos, con unos días más estresantes que otros pero completamente enamorados de nuestra familia.

La maternidad me ha transformado en muchos aspectos, soy una convencida defensora de la lactancia materna, es necesario normalizarla, la mayoría de la gente se sorprende de que haya dado el pecho a los mellizos y más todavía cuando los ven mamar ahora que están cerca de cumplir los 3 años. No me canso de repetir que es posible lactar a dos bebés, pero es necesario que las mujeres estén bien informadas y reciban todo el soporte posible. Todo esto me ha llevado a formarme como asesora de lactancia y a colaborar como voluntaria en el grupo ALBA de Badalona, mi ciudad adoptiva.

Me inicié en el mundo del porteo con Kie pero no fue hasta la llegada de los mellizos que se convirtió en un aspecto esencial de la crianza de nuestros hijos. Portear a los mellizos nos ha permitido poder atender mejor a nuestra hija mayor, poder ir de aquí para allá sin tener que lidiar con un carrito (que de pequeño no tenía nada) doble y poder dar el pecho en cualquier momento y en cualquier sitio con total comodidad y seguridad. Sin olvidar el placer indescriptible que supone llevar a tus hijos cerca de ti… ¡no puedo evitar que se me escape una sonrisa llena de ternura!

 

Que digan

Este post va dirigido a ti, que entraste en la tienda con la sensación de ser la peor madre del mundo por querer llevar a tu bebé en el fular todo el día. Me comentaste que te decían que se acostumbraría a estar en brazos y que ya no se separaría de ti (por desgracia esto no pasa y, sí, los hijos se separan de las madres), pero tú en pleno postparto y con los ojos vidriosos dijiste que no podías dejarlo. ¡Claro que no! Portea. Portea todo lo que quieras. ¡Como dice Gemma Guillamón los niños ya vienen malcriados de fábrica! ¿Después de casi 9 meses dentro de ti, esperamos tener bebés independientes?

Somos animales y nuestras crías para sobrevivir dependen única y exclusivamente de los padres. De ahí la importancia del apego y su teoría desarrollada por John Bowlby, donde manifiesta la importancia de establecer unos buenos vínculos afectivos. En su teoría sobre el apego, Bowlby enfatiza en que la experiencia del niño con sus padres tiene un papel  fundamental en la capacidad posterior de establecer vínculos afectivos con otr@s, y que una de las funciones principales de los padres es proporcionar una base segura para que los pequeños tengan la suficiente confianza para salir a explorar, del mismo modo que los animales salen del nido y van a cazar solos o empiezan a volar. En su teoría también nos muestra la importancia que el niño pueda depender de sus figuras de apego y que éstas puedan proteger al niño cuando lo necesita.

Así que simplemente hazlo. Haz lo que quieras, lo que salga de tu corazón y de tu alma, porque siempre van a opinar, la vecina, la mami del parque, tu madre, tus suegros, la profe de la guardería… Todo el mundo tiene un máster en maternidad menos tú, la novata. ¡Pero no! ¡Sigue tu instinto y que digan lo que quieran, total ellos van a opinar igual, así que hazlo! Portea todas las horas que quieras. No sé cuántas veces me han dicho que voy a acabar muy mal de la espalda, que nunca van a andar, que no se despegaran de mi… Pues la realidad no es esa. L@s niñ@s portead@s son más independientes, más sociables y tienen un mejor desarrollo psicomotor, ya que el bebé está constantemente estimulado. En pleno posparto muchas veces nos preocupamos por el que dirán, en cambio nuestro instinto es llevar el bebé pegadito al cuerpo tanto en las madres como en los padres.

El porteo hace que los bebés lloren menos, y eso nos estresa mucho menos a ell@s y a nosotr@s. El llanto de un bebé es uno de los sonidos más molestos del mundo, en un próximo post os explicaremos como Darwin con su teoría de la evolución justifica éste hecho y hasta la importancia de no dejarles llorar desatendidos. Está demostrado que el porteo reduce la posibilidad de sufrir una depresión posparto, así que padres y madres, pasad olímpicamente de lo que os digan, os puedo asegurar que el porteo por desgracia mía no es eterno. El porteo intensivo es durante el primer año y después va disminuyendo, ya que tenemos que recordar que somos animales, una vez descubren que pueden andar van a querer andar. Y si por el camino prueban un patinete, adiós al porteo. Pero no te desanimes, se cansan y necesitan el portabebés para descansar y luego seguir con la actividad.  Disfruta mucho de los momentos pegada a ell@s, el tiempo pasa muy muy rápido. Es espectacular observar como os cambia la cara y se iluminan vuestros ojos en el momento en que os ponéis a vuestro bebé por primera vez en un fular elástico. La emoción pasa directamente a vuestra mirada que en un segundo transmite una emoción que sólo puede comprender quien ya ha probado el porteo. Yo estuve en tu lugar. Y luego, un día vas con fular y el otro empujas una bicicleta. Como dice el gran slogan de las camisetas de La tribu de mami: “Amar no es malcriar”, ¡PORTEAR NO ES MALCRIAR!

Feliz porteo.

“El Arte de Amamantar y el Porteo”

Amamantar es sin duda un “ARTE”, una expresión de vida que nos permite seguir conectadas a nuestr@s hij@s de una forma única, natural y maravillosa.

En Barcelona tenemos un mural de 25 m de largo dedicado la lactancia materna. Una serie de 6 pinturas de  3×3 m, que recrean el momento exacto en que una madre amamanta con mucha sutileza a su bebé. Cada una de las pinturas es una fascinante instantánea que dibuja a la perfección segundo a segundo el “Arte de Amamantar”.

El mural que se encuentra entre L’Estació de França y el Parc de la Ciutadella y es obra del artista urbano argentino Hyuro, fue realizada en el marco del BCN Transit Walls Festival en septiembre de 2016.

Y desde Kangura os proponemos un concurso, bueno dos! Habrá un premio para las que estáis lejos y otro para las que estáis cerca del mural.

  1. La parte fácil, y abierta a tod@s: Solamente por compartir esta publicación con el hashtag #lactanciaporteokangura o #lactanciaporteigkangura y una frase de por qué quieres ganar, entras en el sorteo de un Combo Box 3 de Boba que incluye Boba wrap + Boba 4G + Boba Air valorados en  225€. Sorteo 27 de febrero.
  2. La parte creativa. Haz un homenaje al “Arte de Amamantar” y  al “Porteo” capturando una imagen original, tierna, bonita,… lo que quieras pero al lado de esta obra… imaginación al poder. Las fotos que nos compartáis delante del mural entrarán todas (una por persona) en el sorteo de un vale de 150€ para elegir lo que queráis en la tienda de Kangura Portabebés. Sorteo 19 de marzo.

          

Tenéis tiempo desde ahora y hasta las 23:59 h del 27 de febrero de 2017 en el caso del Combo Box y hasta el 19 de marzo a las 23:59 h en el caso del Vale de 150€.  Concurso válido para residentes en España. L@s ganadores/as se publicarán en Facebook el día 28 de febrero y el 20 de marzo de 2017.

La participación en este sorteo implica la aceptación de las bases que aquí se describen. Bases del Sorteo:

1 – Ser seguidor de la página de Kangura Portabebes.
2 – Compartir la publicación con el hashtag, #lactanciaporteokangura o #llactanciaporteigkangura y dejar vuestros comentarios de por qué quieres ser ganad@r y/o publicar en el muro de Kangura una foto delante del mural con los mismos hastags. Se permite la participación de la misma persona en los dos sorteos, con 1 foto por persona.
3 –  El premio del Combo Box se podrá recoger o bien se enviará al ganador sin coste España (Península y Baleares). Si eres de otra zona en caso de ser ganador/a asumirás los gastos de envío. El sorteo del Combo Box se realizará entre todos los participantes con un número previamente asignado a cada uno, mediante Random.org, el día 27 de febrero a partir de las 23:59 h.
4 – El premio de 150€ se recogerá en la tienda Kangura Portabebes y a petición de un número significativo de nuestros clientes el plazo para participar se extiende hasta el día 19 de marzo fecha en que se realizará el sorteo vía votación interna Equipo Kangura.

¡Mucha suerte para tod@s y feliz lactancia y feliz porteo!