Càncer de mama i porteig

Versión en Castellano

Càncer de mama i porteig

Com m’ha agradat revisar les fotos de l’ordinador, remenar grups del Facebook quasi oblidats com “Vaya tela”, o Flasmob Portabebès Barcelona 2012. Em van permetre conèixer un grup de noies que a més de fer-me molt de costat en la criança de la meva filla, em van ensenyar a descobrir el món dels portanadons.

He vist fotos del taller de dansa que va fer la Maria a Kangura. D’altres amb les meves amigues a les que jo he regalat un portanadons, amb la Boba de la meva veïna Liliana, fent pràctiques amb el Mei Tai, el Kanga, o el fulard teixit (que mai vaig dominar…) i moltes altres que m’han alegrat el dia!

Em dic Marta, tinc 39 anys, parella i una filla de 6 anys que es diu Elena.
El 16 de juliol de 2012 em van diagnosticar càncer de mama. Tot just quan feia just un mes i mig que la meva filla havia decidit deixar de mamar.

Us podeu imaginar l’impacte de la notícia, no podia parar de plorar i no entenia què estava passant…
Tumorectomia, 6 mesos de quimioteràpia, 35 sessions de radioteràpia, i tractament hormonal durant almenys 5 anys, que suposo que en seran 10.
Un dels sentiments més forts d’aquell moment va ser la por… No oblidaré aquella sensació de que tot es para. La vida s’atura i no saps qui ets en aquell moment ni tampoc si tornaràs a ser la mateixa d’abans. No saps si podràs seguir fent les mateixes coses, pensant-les o sentint-les com havies fet fins ara…
La veritat es que hi havia dies que em quedava molt atrapada en aquests dos sentiments tot i que el tractament anava bé i el pronòstic era favorable des de l’inici.

Des de la distància veig que jo era la mateixa. Potser més intensa en tots els sentits però la mateixa Marta de sempre.

Ara escrivint me n’adono que aquests mesos a més de fer el tractament vaig continuar fent quasi les mateixes coses que feia abans (menys treballar) i una d’aquestes va ser portejar a la meva filla.

Vaig descobrir la bandolera d’anelles quan l’Elena tenia 4 mesos i sempre ha estat el meu portanadons preferit.

Vaig tenir la sort que l’operació va consistir en una tumorectomia. Em van extirpar el tumor i una mica de teixit del voltant, que tot i que va costar de cicatritzar, no em va donar massa problemes. Això em va permetre tornar a portejar a l’Elena dos mesos després. Just el dia que a Barcelona es feia la cursa de la Dona per celebrar el dia Contra el Càncer de mama.
Va ser un dia increïble! En un principi havia d’anar amb les companyes de Vaya Tela però les amigues del poble pocs dies abans em van dir que vindrien a Barcelona i m’acompanyarien tota la cursa.
Ja que estava en plena quimio, vaig preguntar a l’oncòleg si veia algun inconvenient en que fes la cursa caminant amb una motxilla de 10 quilos a l’esquena. De seguida em va respondre que no hi havia inconvenient en fer-ho si el pes anava ben repartit i si jo em sentia amb força. Ell va entendre que jo volia portejar a la meva filla tota la cursa, i jo vaig descobrir que ell també portejava a la seva.

I amb el mocador rosa al cap vaig fer-la sencera, caminant, amb l’Elena amb els ulls ben oberts. Haver pogut acabar-la amb la meva filla tant a prop va ser molt emocionant!
A partir d’aquell dia vaig continuar tenint-la a prop com feia abans .

Ara no estic malalta, tot i que encara hi ha dies que m’hi sento… No portejo a la meva filla, i segurament no tindré cap altre fill amb qui gaudir del porteig però els tinc guardats com un gran tresor del que no me’n puc desprendre.

Som moltes les mares joves que em hagut de passar per un càncer de mama, i també moltes les que ens curem, però és un procès llarg i complicat que et transforma.
Us animo a que sigueu rigoroses amb les revisions ginecològiques i que us feu exploracions mamàries sovint. El meu diagnòstic va ser precoç gràcies a l’exploració del meu ginecòleg, qui va detectar un nòdul benigne que finalment no va ser-ho.
Gaudiu dels vostres fills, de la salut i de la vida. Per a mi ser mare ha estat una experiència molt enriquidora. Encara que no puc dir que el càncer ho hagi estat, tampoc us negaré que he après moltes coses aquests anys que em faran la vida una mica més fàcil.

 

 

 

 


Versión en Castellano

Me ha encantado revisar las fotos en el ordenador y revisitar los grupos de Facebook casi olvidados como Vaya tela, o Flashmob Portabebes Barcelona 2012. Todo ello me permitió conocer a un grupo de chicas que, además de estar a mi lado con la crianza de mi hija, me enseñaron a descubrir el mundo del portabebés.

¡He visto fotos del taller de baile que hizo Maria en Kangura, otras con mis amigas a las que he regalado portabebés, con la Boba de mi vecina Liliana, haciendo prácticas con el MeiTai, el Kanga, o el fular tejido (que nunca llegué a dominar…) y muchas otras que me han alegrado el día!

Me llamo Marta, tengo 39 años, pareja, y una hija de 6 años que se llama Elena. El 16 de julio de 2012 me diagnosticaron cáncer de mama, cuando justo hacía un mes y medio que mi hija había decidido dejar de mamar.

Os podéis imaginar el impacto de la noticia, no podía dejar de llorar y no entendía qué estaba pasando…

Tumorectomía, 6 meses de quimioterapia, 35 sesiones de radioterapia, y tratamiento hormonal durante al menos 5 años, que presumiblemente serán 10.

Uno de los sentimientos más fuertes de ese momento fue el miedo…

Nunca olvidaré aquella sensación de que todo se para, la vida se detiene. En ese momento no sabes quién eres y tampoco si volverás a ser la misma de antes. No sabes si podrás seguir haciendo las mismas cosas, pensándolas o sintiéndolas como lo habías hecho hasta entonces…

La verdad es que había días en los que me quedaba muy atrapada en estos dos sentimientos, aunque el tratamiento parecía ir bien y el pronóstico era favorable desde el principio.

Desde la distancia veo que yo era la misma. Quizás más intensa en todos los sentidos, pero la misma Marta de siempre.

Ahora, escribiendo, me doy cuenta de que esos meses, además de seguir el tratamiento, seguí haciendo casi las mismas cosas que hacía antes (menos trabajar) y una de esas cosas fue portear a mi hija.

Descubrí la bandolera de anillas cuando Elena tenía 4 meses y siempre ha sido mi portabebés preferido.

Tuve la suerte de que la operación consistió en una tumorectomía (me extirparon el tumor y un poco de tejido alrededor) que, aunque costó de cicatrizar, no me dio demasiados problemas. Eso me permitió volver a portear a Elena dos meses después. Fue justo el día que en Barcelona se hacía la “Cursa de la Dona”, para celebrar el día Contra el Cáncer de Mama.

¡Fue un día increíble! En un principio tenía que ir con las compañeras de Vaya Tela, pero las amigas del pueblo, pocos días antes, me dijeron que vendrían a Barcelona y me acompañarían durante toda la carrera.

Ya que estaba en plena quimio, pregunté al oncólogo si veía algún inconveniente en que participase en la carrera andando con una mochila de 10kg a la espalda. Enseguida me respondió que no veía inconveniente en hacerlo si el peso iba bien repartido y yo me sentía con fuerzas.

Él entendió que yo quería portear a mi hija durante toda la carrera, y yo descubrí que él también porteaba a la suya.

Y con el pañuelo rosa en la cabeza la hice enterita, andando, con Elena con los ojos bien abiertos. ¡Haber podido terminarla con mi hija tan cerca fue muy emocionante!

A partir de ese día continué teniéndola cerca como lo hacía antes.

Ahora no estoy enferma, aunque todavía hay días en los que me siento así… Ya no porteo a mi hija, y probablemente no tenga ningún otro hijo con quien disfrutar del porteo. De todos modos los tengo guardados como un gran tesoro del que no me puedo deshacer.

Somos muchas las madres jóvenes que hemos tenido que pasar por un cáncer de mama. También somos muchas las que nos curamos, pero es un proceso largo y complicado que te transforma.

Os animo a que seáis rigurosas con las revisiones ginecológicas y que os hagáis exploraciones mamarias periódicas. Mi diagnóstico fue precoz gracias a la exploración de mi ginecólogo, quien detectó un nódulo benigno que finalmente resultó no serlo.

Disfrutad de vuestros hijos, de la salud y de la vida. Para mi ser madre ha sido una experiencia muy enriquecedora. Aunque no puedo decir que el cáncer lo haya sido, no voy a negaros que he aprendido muchísimas cosas estos años que van a hacerme la vida un poquito más fácil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *