Càncer de mama y porteig

Versión en Castellano

Com m’ha agradat revisar les fotos de l’ordinador, remenar grups del Facebook quasi oblidats com “Vaya tela”, o Flasmob Portabebès Barcelona 2012 i que em van permetre conèixer un grup de noies que a més de fer-me molt de costat en la criança de la meva filla, em van ensenyar a descobrir el món dels portanadons.
He vist fotos del taller de dansa que va fer la Maria a Kangura, altres amb les meves amigues a les que jo he regalat un portanadons, amb la Boba de la meva veïna Liliana, fent pràctiques amb el Mei Tai, el Kanga, o el fulard teixit (que mai vaig dominar…) i moltes altres que m’han alegrat el dia!
Em dic Marta, tinc 39 anys, parella i una filla de 6 anys que es diu Elena.
El 16 de juliol de 2012 em van diagnosticar càncer de mama, quan feia just un mes i mig que la meva filla havia decidit deixar de mamar.
Us podeu imaginar l’impacte de la notícia, no podia parar de plorar i no entenia què estava passant…
Tumorectomia, 6 mesos de quimioteràpia, 35 sessions de radioteràpia, i tractament hormonal durant almenys 5 anys, que suposo que en seran 10.
Un dels sentiments més forts d’aquell moment va ser la por …
No oblidaré aquella sensació de que tot es para, la vida s’atura, no saps qui ets en aquell moment i tampoc si tornaràs a ser la mateixa d’abans, si podràs seguir fent les mateixes coses, pensant-les o sentint-les com havies fet fins ara…
La veritat es que hi havia dies que em quedava molt atrapada en aquests dos sentiments tot i que el tractament anava bé i el pronòstic era favorable des de l’inici.
Des de la distància veig que jo era la mateixa, potser més intensa en tots els sentits però la mateixa Marta de sempre.
Ara escrivint me n’adono que aquests mesos a més de fer el tractament vaig continuar fent quasi les mateixes coses que feia abans (menys treballar) i una d’aquestes va ser portejar a la meva filla.
Vaig descobrir la bandolera d’anelles quan l’Elena tenia 4 mesos i sempre ha estat el meu portanadons preferit.
Vaig tenir la sort que l’operació va consistir en una tumorectomia (em van extirpar el tumor i una mica de teixit del voltant), que tot i que va costar de cicatritzar, no em va donar massa problemes, i això em va permetre tornar a portejar a l’Elena dos mesos després, just el dia que a Barcelona es feia la cursa de la Dona per celebrar el dia Contra el Càncer de mama.
Va ser un dia increïble! En un principi havia d’anar amb les companyes de Vaya Tela però les amigues del poble pocs dies abans em van dir que vindrien a Barcelona i m’acompanyarien tota la cursa.
Ja que estava en plena quimio, vaig preguntar a l’oncòleg si veia algun inconvenient en que fes la cursa caminant amb una motxilla de 10 quilos a l’esquena .De seguida em va respondre que no hi havia inconvenient en fer-ho si el pes anava ben repartit i si jo em sentia amb força .
Ell va entendre que jo volia portejar a la meva filla tota la cursa, i jo vaig descobrir que ell també portejava a la seva.
I amb el mocador rosa al cap vaig fer-la sencera, caminant, amb l’Elena amb els ulls ben oberts. Haver pogut acabar-la amb la meva filla tant a prop va ser molt emocionant!
A partir d’aquell dia vaig continuar tenint-la a prop com feia abans .
Ara no estic malalta (tot i que encara hi ha dies que m’hi sento…) no portejo a la meva filla, i segurament no tindré cap altre fill amb qui gaudir del porteig però els tinc guardats com un gran tresor del que no me’n puc desprendre.
Som moltes les mares joves que em hagut de passar per un càncer de mama, i també moltes les que ens curem, però és un procès llarg i complicat que et transforma.
Us animo a que sigueu rigoroses amb les revisions ginecològiques i que us feu exploracions mamàries sovint. El meu diagnòstic va ser precoç gràcies a l’exploració del meu ginecòleg, qui va detectar un nòdul benigne que finalment no va ser-ho.
Gaudiu dels vostres fills, de la salut i de la vida. Per a mi ser mare ha estat una experiència molt enriquidora i no puc dir que el càncer ho hagi estat, però tampoc us negaré que he après moltes coses aquests anys que em faran la vida una mica més fàcil.

 

 

 

 


Versión en Castellano

Me ha encantado revisar las fotos en el ordenador y revisitar los grupos de Facebook casi olvidados como Vaya tela, o Flashmob Portabebes Barcelona 2012. Todo ello me permitió conocer a un grupo de chicas que, además de estar a mi lado con la crianza de mi hija, me enseñaron a descubrir el mundo del portabebés.

¡He visto fotos del taller de baile que hizo Maria en Kangura, otras con mis amigas a las que he regalado portabebés, con la Boba de mi vecina Liliana, haciendo prácticas con el MeiTai, el Kanga, o el fular tejido (que nunca llegué a dominar…) y muchas otras que me han alegrado el día!

Me llamo Marta, tengo 39 años, pareja, y una hija de 6 años que se llama Elena. El 16 de julio de 2012 me diagnosticaron cáncer de mama, cuando justo hacía un mes y medio que mi hija había decidido dejar de mamar.

Os podéis imaginar el impacto de la noticia, no podía dejar de llorar y no entendía qué estaba pasando…

Tumorectomía, 6 meses de quimioterapia, 35 sesiones de radioterapia, y tratamiento hormonal durante al menos 5 años, que presumiblemente serán 10.

Uno de los sentimientos más fuertes de ese momento fue el miedo…

Nunca olvidaré aquella sensación de que todo se para, la vida se detiene. En ese momento no sabes quién eres y tampoco si volverás a ser la misma de antes. No sabes si podrás seguir haciendo las mismas cosas, pensándolas o sintiéndolas como lo habías hecho hasta entonces…

La verdad es que había días en los que me quedaba muy atrapada en estos dos sentimientos, aunque el tratamiento parecía ir bien y el pronóstico era favorable desde el principio.

Desde la distancia veo que yo era la misma, quizás más intensa en todos los sentidos, pero la misma Marta de siempre.

Ahora, escribiendo, me doy cuenta de que esos meses, además de seguir el tratamiento, seguí haciendo casi las mismas cosas que hacía antes (menos bailar) y una de esas cosas fue portear a mi hija.

Descubrí la bandolera de anillas cuando Elena tenía 4 meses y siempre ha sido mi portabebés preferido.

Tuve la suerte de que la operación consistió en una tumorectomía (me extirparon el tumor y un poco de tejido alrededor) que, aunque costó de cicatrizar, no me dio demasiados problemas. Eso me permitió volver a portear a Elena dos meses después, justo el día que en Barcelona se hacía la “Cursa de la Dona”, para celebrar el día Contra el Cáncer de Mama.

¡Fue un día increíble! En un principio tenía que ir con las compañeras de Vaya Tela, pero las amigas del pueblo, pocos días antes, me dijeron que vendrían a Barcelona y me acompañarían durante toda la carrera.

Ya que estaba en plena quimio, pregunté al oncólogo si veía algún inconveniente en que participase en la carrera andando con una mochila de 10kg a la espalda. En seguida me respondió que no veía inconveniente en hacerlo si el peso iba bien repartido y yo me sentía con fuerzas.

Él entendió que yo quería portear a mi hija durante toda la carrera, y yo descubrí que él también porteaba a la suya.

Y con el pañuelo rosa en la cabeza la hice enterita, andando, con Elena con los ojos bien abiertos. ¡Haber podido terminarla con mi hija tan cerca fue muy emocionante!

A partir de ese día continué teniéndola cerca como lo hacía antes.

Ahora no estoy enferma (aunque todavía hay días en los que me siento así…), no porteo a mi hija, y probablemente no tenga ningún otro hijo con quien disfrutar del porteo, pero los tengo guardados como un gran tesoro del que no me puedo deshacer.

Somos muchas las madres jóvenes que hemos tenido que pasar por un cáncer de mama. También somos muchas las que nos curamos, pero es un proceso largo y complicado que te transforma.

Os animo a que seáis rigurosas con las revisiones ginecológicas y que os hagáis exploraciones mamarias periódicas. Mi diagnóstico fue precoz gracias a la exploración de mi ginecólogo, quien detectó un nódulo benigno que finalmente resultó no serlo.

Disfrutad de vuestros hijos, de la salud y de la vida. Para mi ser madre ha sido una experiencia muy enriquecedora y aunque no puedo decir que el cáncer lo haya sido, no voy a negaros que he aprendido muchísimas cosas estos años que van a hacerme la vida un poquito más fácil.

Porteo en bebés de bajo peso nacidos a término

Porteo en bebés de bajo peso nacidos a término

Muchas de las consultas que tenemos tanto en la tienda física como en nuestras consultas online hacen referencia al peso del recién nacido.
Es un tema que nos preocupa, porque requiere de una especial atención y consciencia a la hora de portear.
Hablamos de bebés nacidos a término refiriéndonos a aquellos que nacen a partir de la semana 38. Los bebés de bajo peso tienen unas características físicas muy similares a los prematuros. Suelen ser delgaditos y con las extremidades largas. Muchos nacen con una hermosa cantidad de vello en la espalda y en las orejas, llamado lanugo. Suelen ser bebés que duermen bastante y demandan muy poco, y eso nos hace sufrir un poco. Muchas, por ejemplo, nos pasamos el día haciendo cosquillas en los pies de nuestros bebés para que se despierten y mamen.

Nuestra recomendación

El porteo en bebés de bajo peso se realizará básicamente en portabebés de tela y sin forma. El bebé debe estar colocado siempre en vertical y sujetado con firmeza. Es muy importante ajustar bien punto por punto el portabebés.

Por este motivo con bebés de bajo peso solo recomendamos fular tejido, bandoleras o fular elástico. Los bebés con bajo peso también tienen un tono muscular bajo y el portabebés debe sujetarlos con firmeza. Si nos decantamos por el fular elástico debemos tener en cuenta que el fular tiene que estar bien tensado. Debemos sujetar al bebé en vertical y mantener la espalda en forma de “C”, con su curvatura natural. Cuando el portabebés no queda firme, al no tener control sobre su cuerpo el bebé podría quedar mal colocado, hecho una bolita dentro del portabebés y podríamos correr riesgo de asfixia.

Si el bebé está colocado ergonómicamente y con la cara bien visible las vías aéreas quedan completamente liberadas. La nariz del bebé quedará apuntando al cielo en diagonal y el mentón separado de su pecho. Cuando un bebé está bien colocado asume esta posición de manera natural si necesidad de forzarla en absoluto.

Si tenéis un bebé prematuro o de bajo peso siempre recomendamos que os informéis con una asesora de porteo, preferiblemente de forma presencial. Visitadnos, escribidnos, preguntadnos, pero no os quedéis nunca con las dudas.

¡Estaremos encantadas de ayudaros a resolverlas!

Porteo en Otoño

Portear en otoño y disfrutar de la naturaleza

Portear durante el otoño y observar cómo cambian los colores de la vegetación que nos rodea es un placer. 

En otoño empieza ha hacer fresquito. Al inicio de esta maravillosa estación no sabes bien cuándo debes cambiar la cazadora por la chaqueta gruesa.

Con el porteo pasa exactamente lo mismo, y por eso el Momawo light será tu solución. Momawo light es ideal para estas primeras bajadas de temperatura. A diferencia de otros abrigos de porteo, el Momawo light es muy, muy ligero y cómodo. Te guardará del viento, del frío y la lluvia ya que es impermeable.

Solo con coger las botas de agua y un paraguas podréis disfrutar con vuestros hij@s de la maravillosa lluvia de otoño. Y si tenéis hijos mayores ellos podrán saltar en los charcos mientras vosotr@s l@s observáis traquilamente con vuestro hijo menor en el portabebés.
Su color gris clarito combina perfectamente con toda la ropa. Su aire chic pero sport nos encanta, ya que queda igual de bien para ir por el monte como para pasear por la ciudad.
¡Este otoño no te quedes sin y disfruta de la vida en familia portando!.

 

postaparto y porteo

Casa, porteo y postparto.

Cuando estamos embarazadas y vamos a las clases de preparación al parto principalmente nos explican cosas relacionadas con el parto. Algún consejo de los primeros días, como limpiar el cordón, signos de alarma, etc.…

Pero ¿qué pasa después, cuando llegas a casa con tu bebé? El otro día hablábamos con una clienta que nos decía que el postparto es el epílogo del libro que nunca lees. Y es cierto, el postparto está allí y nadie te explica como es.

Los primeros días, al estar en casa estamos acompañadas de nuestras parejas. Pero pronto nos quedamos solas en casa. Aquí está el problema por el que muchas familias os preocupáis. La solución es fácil: ¡el porteo! ¡A portear se ha dicho!! Muchas familias de las que venís a Kangura nos decís que necesitáis un portabebés ya que sino no podéis hacer nada en casa.
Es lo más normal del mundo que vuestr@ hij@ quiera estar con vosotr@s las 24 horas del día. Os necesita, poneros en su lugar y lo entenderéis.

La solución es el porteo. Portear dentro de casa os ayudará a tener un postparto mucho más plácido.
El porteo dentro del hogar es muy satisfactorio. Hay mujeres que solo porteando ya notan como se les contrae el útero, como con la lactancia materna.

Los padres y las parejas no lactantes disfrutan muchísimo del porteo porqué que es su momento. Ese mágico momento en que el bebé se duerme y están envueltos el uno con el otro formado una sola unidad. Este momento es ideal para que la mamá pueda descansar, darse una ducha, comer, etc…
Al disminuir el llanto del bebé durante el porteo también estaréis mucho más relajados y todos descansareis más.
El postparto no es un camino de rosas, pero os podemos asegurar que con el porteo todo, absolutamente todo, es más fácil y llevadero.

¡Que levante la mano quien no ha ido al baño con su bebé en el fular!!

Feliz porteo.

La vuelta al cole y los portabebés

La vuelta al cole sin los portabebés no sería lo mismo.

¿Y por qué? Pues porqué los portabebés nos facilitan mucho la vida, muchísimo. Tanto si vamos con un peque que empieza como si vamos a acompañar al mayor.

 

Cuando la familia aumenta necesitamos el portabebés para desplazarnos rápido e intentar no llegar tarde cada día. Os lo dice la voz de la experiencia… Es más fácil andar a paso ligero con un portabebés que empujando un carrito. ¡Ir al cole tendría que contabilizar como tiempo clasificatorio para participar en una media maratón! jajaja

Llevar a nuestros hij@s en portabebés a la escuela o guardería tiene múltiples ventajas. ¡Una de las más importantes es el espacio!

En las escuelas normalmente no podemos dejar el carrito. ¡Si llevas al peque en portabebés después puedes ponerlo en una bolsa de tela, tan chula como las que os regalamos en Kangura, e ir a trabajar!!

Al volver del trabajo sacas la mochila, bandolera o portabebés ligero y “tachán” transporte solucionado. Cuando nuestro peque sale cansado allí estaremos nosotros para envolverlo y darle nuestro cariño.

Y voy a hacer una confesión, lo que más me gusta de llevar a los peques a la espalda saliendo del cole es que me cuentan cosas. Allí, mientras comen algo de fruta y pan, se sueltan y cuentan alguna cosa de su día mientras regresamos a casa. Es un momento mágico. ¡No os lo perdáis!

Os deseamos una feliz y tranquila vuelta al cole, que siempre es especial, llena de emociones como una montaña rusa. Subid a la montaña con vuestros peques y disfrutad del viaje, nosotr@s os proporcionamos el portabebés.

Si queréis leer más sobre los portabebés para la vuelta al cole aquí tenéis dos artículos para encontrar el vuestro.

Las vacaciones porteando

Las vacaciones porteando

El porteo, la solución del verano.

Seguramente las vacaciones de verano son la mejor época del año. Tenemos tiempo para la familia y a veces hasta conseguimos un poco de tiempo para nosotr@s. Pero también es la época más intensa y, no nos engañemos, a veces un poco durilla. Pasamos las 24h del día con nuestros hijos, nos reímos, nos amamos, nos besamos, nos abrazamos y también tenemos ganas, en ocasiones, de salir corriendo.

Estos dos meses hemos hecho malabares con los horarios, casales, favores, etc… Tratando de conciliar al máximo y que los peques disfrutaran de sus vacaciones, y con los amigos que hemos compartido estos días llegamos a la conclusión: ¡¡Bendito porteo!! Jajaja. Sí, sí, bendito, ya que tanto si tienes un bebé como un niño de 3 años un portabebés te salva del momento de: “¡¡me voy a tirar de los pelos!!”. El porteo calma, cura, da paz y reposo para todos.

Hemos porteado por la montaña y por la playa, hemos descubierto sitios maravillosos y los peques han disfrutado de lo lindo aunque muy sinceramente nosotros hemos acabado agotados. ¿Vosotros también?

Lo mejor de la vuelta ha sido leer vuestros comentarios y mensajes explicando lo bien que os han ido los portabebés para moveros por el camping, para bajar a esa calita de Mallorca, para descubrir los bosques del Pirineo, para moveros por el aeropuerto… Mil gracias por confiar en nosotras y dejar un espacio en vuestras maletas para nuestros portabebés. En la maleta de nuestras vidas también tenéis un rinconcito guardado.

Aventuras cotidianas (I) – Pasear al perro

El otro día hablamos con Anna, que nos explicó en el post su historia con los mellizos y sus perras. ¡En su caso tienen 3  hijos y 2 perras, nos explicaban que sin los portabebés sería imposible! En su experiencia una buena combinación es pasear al perro con su hijo mayor en una mochila Toddler mientras la pareja se queda en casa con los mellizos. De ese modo todos tienen su momento de proximidad en exclusiva, o casi, con una de sus mamis mientras que además el mayor disfruta del paseo del perro como una aventura cotidiana.
Compartir la vida con hijos y perros es genial pero a veces la llegada de un bebé a casa puede complicar un poco las salidas con nuestro amado amigo peludo. Entre otras muchas cosas salir a pasear un perro acompañados de un carrito que en el mejor de los casos podremos empujar con una sola mano se presenta, como mínimo, complicado.
Sacar al perro es una actividad relajante y muchas veces de desconexión, paseas, piensas y reflexionas. A lo mejor hay días que te apetece jugar a tirarle la pelota y otros que simplemente quieres andar y andar mientras tratas de organizarte la semana. Llevar la correa, recoger lo que se tenga que recoger, y disfrutar de un paseo con toda normalidad es mucho más fácil con la ayuda de un portabebés. Salir a pasear al perro es mucho más sencillo con las dos manos libres y además es una manera de compartir la responsabilidad con los más peques de la casa. ¡Ellos también disfrutarán del paseo más y mejor siendo porteados!

Diseño y portabebés

Muchas veces lo más complicado de elegir cuando compramos un portabebés es el color y el diseño. Muchas veces tardamos entre 10 y 20 minutos solo parar elegir el color y el diseño del portabebés que queremos.
En Kangura tenemos muchos, muchísimos diseños y una gran variedad de colores. A parte de todos los beneficios que aporta para el bebé y el portador entendemos el portabebés como un complemento o una prenda de vestir, como las gafas de sol, los pantalones, etc…
Cada ser humano es diferente del de al lado, por eso nos gustan cosas diferentes, ya que hemos vivido de maneras diferentes. A un@s nos gustan los pantalones pitillos a otr@s los Boyfriend y otr@s prefieren los acampanados. En Kangura somos muy conscientes de toda esa diversidad de gustos, opiniones, y estilos, y de ahí la amplísima oferta de producto que encontráis tanto en la tienda online como la física.
Una de las cosas más importantes a la hora de comprar un portabebés es que os guste, que os sintáis cómodos ya que lo vais a utilizar cada día.
Detrás de cada portabebés, igual que en el mundo de la moda, hay un diseñador/a, un editor/a, alguien que crea de cero los diseños de las mochilas y los fulares que tanto os gustan. En cada portabebés hay un poco de arte. En muchas ocasiones eso se ve reflejado en el precio del producto, así que cuando paseéis con vuestro portabebés pensad en arte, en moda, y andad orgullos@s al lucirlo cada día.
Un día cuando ya no lo uséis a lo mejor os entra la nostalgia y como hice yo recortaréis el panel, el dibujo de la mochila que ha acompañado tantísimo a vuestros hij@s, y lo guardaréis como quien guarda la primera muda, los dientes de leche o un pijama.
¡Disfrutad de la magia del porteo!

¡Empezamos con una colgona!

En casa hace más de 6 años empezamos a portear con una colgona… sí.
Y era colgona, colgona, sin lugar a dudas. Rígida, sin poder ajustarla, con el bebé bajo y colgando de los genitales. ¡Creo que cumplíamos todos los “tips” de cómo no debes portear!
Pero solo la utilizamos un día. Cuando vimos que no íbamos cómodos ni nosotros ni la peque no nos gustó. Pero nos encantaba la sensación de tenerla cerca, así empezó nuestra aventura.
En una dietética de mi barrio me hablaron del porteo y de los fulares, me encargaron un fular Hoppediz verde muy, muy largo y con videos, muchos videos empezamos a experimentar y nos gustó mucho aunque no le pillábamos el truco. De aquí pasamos a un Mei Tai artesanal. Y un día, en un grupo de mamis que realizábamos manualidades con nuestros peques, me hablaron de Kangura.
Allí empezó todo, buscamos Kangura en Google y lo descubrimos. Fuimos a los pocos días de la inauguración de la tienda física en Barcelona y nos hicimos con un fular elástico rojo. Recuerdo que aquel día estaba Laura en la tienda, después conocimos a Vane cuando volvimos por una bandolera Didymos de peces rosa que hemos usado muchísimo y que tiene una historia muy bonita detrás.
Un día podemos hablar de las historias de los portabebés, aprovecho para invitaros a escribir vuestro propio post. El blog de Kangura es un blog abierto donde tod@s podemos aportar nuestra experiencia.
Siguiendo con la adquisición de portabebés compramos la Boba Tweet, nuestra amada Boba. Y un día hicimos un taller de nudos de fular tejido. ¡Madre mía, flipamos! Y obviamente salimos de allí con un fular tejido, un Neobulle Julie preciosísimo con el que recorrimos gran parte del Pirineo Catalán ese verano.
Todo, absolutamente todo lo que ha venido después de ese taller ha sido simplemente maravilloso. Empezamos mal, muy mal, como muchísimos de vosotros pero a día de hoy seguimos porteando muy orgullosos de todo nuestro recorrido.
¡Un abrazo, y no os culpéis! Tú que estás leyendo estas líneas no lo dudes. Eres indiscutiblemente la mejor madre/padre para tus hijos.

Anna y su familia

Versión en Castellano

Soc l’Anna, una de les mares de l’Edgar, que ara te 2 anys i mig i del Víctor i la Berta bessons de 3 mesos.
Mai m’havia imaginat acabar sent mare de família nombrosa!

Som una parella de dues dones, així que en el moment en que et planteges ser mare no es tant fàcil com…ho intentem i a veure que passa. En aquell moment has de prendre milions de decisions, on ho fem? Inseminació? FIV (fecundació in vitro)? ROPA ( recepció d’òvuls de la parella)? Qui gestarà?
Així que, encara no hi ha un embaràs i ja estàs estressada. Finalment, després de valorar totes les opcions,ens vam decidir perquè fos la meva dona la mare gestant.

L’embaràs de l’Edgar va ser emocionalment molt dur, va començar amb pèrdues importants el que va implicar repòs absolut a casa, la por de perdre al petit ser que va creixent i que encara no t’acabes de creure que hi es i no ens oblidem del còctel hormonal!
Per sort tot es va anar superant i va arribar l’Edgar!

La veritat es que no ens havíem plantejat un estil de criança però sense adonarnos estàvem fent collit (pensàvem que no ho faríem, els bebès dormen al moises, no? Jajajja), portejant ( i descobrint la llibertat que et dona el porteig), teta (que encara continua tot i que era un…bueno, a veure quant temps fem teta però mes d’un any ni de conya, es una mica raro, no???), introducció d’alimentació complementaria amb BLW (feia un any ens estiravem els cabells de veure com una amiga li donava macarrons amb 6 o 7 mesos a la seva filla) així que si algo vam aprendre aleshores és que la maternitat pot no ser com te l’esperés i que t’has de menjar les teves pròpies paraules!!! 🙂

Un cop ja “adaptades” a això de la maternitat vam decidir anar a buscar al segon, mateixes preguntes que et planteges amb el primer però se n’afegeix una de nova, fins quan ho intentarem? Amb l’Edgar vam tenir molta sort i va ser a la primera, però pot costar bastant més, això malgrat no haver-ho viscut en primera persona, suposa un desgast emocional important i no ens oblidem del tema econòmic, així que t’ho planteges una mica diferent, ja tens un fill, així que si no pots tenir un segon es diferent, així que et planteges posar un límit.

Un cop preses totes les decisions allà estàvem, ens van implantar 2 embrions, sabíem que aleshores hi havia possibilitats de tenir bessons, però bueno, no passarà, no?
Va arribar el dia de la eco i …son 2! A la meva dona casi li agafa algo, era com si no existís la possibilitat! jajajaja
Així que teniem 2 intents i 3 fills!!!!
Aquest cop sense expectatives, una de les primeres coses que vaig buscar era si era possible portejar a 2 nens, i si!!!una preocupació menys!
Aquest embaràs també va ser dur, al Víctor li van trobar un problema al cor pel que vam patir moltíssim.
A 2 dies de fer 36 setmanes una de les nostres gosses (si, a més tenim 2 gosses) va començar a “acosarme” aixi que vaig preparar les maletes ja que semblava que això ja estava a punt, i al dia següent va començar tot!

Ja estàvem tots!el primer matí a casa va ser bastant curiós, tots 5 al llit!tot un espectacle!jajaja
Els primers dies vam intentar moure’ns amb cotxet, missió impossible! Acabàvem amb els bessons en braços, portant el cotxet i amb el gran corretejant, un caos.
Després vam passar a fulard elàstic, per mi un desastre i finalment em vaig passar al fulard teixit, tot un descobriment, sense ell no se pas que faríem, puc sortir de casa, fer la vida “normal” i donar teta tant com demanin. Això si, hi ha un inconvenient, ets un espectacle, la gent et para pel carrer, t’acabes fent famosa!

Fins aquí la nostra vivència com a mares de família nombrosa, ja veurem el que ens espera.


Versión en Castellano

Soy Anna, una de las madres de Edgar que ahora tiene 2 años y medio y de Víctor y Berta, mellizos de 3 meses.
Nunca imaginé que acabaría siendo madre de familia numerosa!

Somos una pareja de dos mujeres, así que en el momento en el que te planteas ser madre no es tan fácil como… lo intentamos y a ver qué pasa. En ese momento tienes que tomar millones de decisiones, dónde lo hacemos? Inseminación? FIV (fecundación in vitro)? ROPA (recepción de óvulos de la pareja)? Quien gestará?
Así que, todavía no hay embarazo y ya estás estresada. Finalmente, después de valorar todas las opciones decidimos que fuera mi mujer la madre gestante.

El embarazo de Edgar fue emocionalmente muy duro, empezó con pérdidas importantes lo que implicó reposo absoluto en casa, el miedo de perder al pequeño ser que va creciendo y que todavía te cuesta creer que está ahí y no nos olvidemos del cóctel hormonal!
Por suerte todo se fue superando y llegó Edgar!

La verdad es que no nos habíamos planteado un estilo de crianza concreto pero sin darnos cuenta estábamos haciendo colecho (pensábamos que no lo haríamos, los bebés duermen en el moisés, no? jajaja), porteando (y descubriendo la libertad que el porteo aporta), teta (que todavía continúa aunque era en plan a ver cuánto tiempo hacemos teta pero más de un año ni de coña, es un poco raro, no???), introducción de alimentación complementaria con BLW (hacía un año nos tirábamos de los pelos de ver como una amiga le daba macarrones con 6 o 7 meses a su hija), así que si algo aprendimos entonces es que la maternidad no puede ser como te la esperas y que probablemente tendrás que comerte tus propias palabras!!! 🙂

Una vez adaptadas a esto de la maternidad decidimos ir a buscar el segundo, nos planteábamos las mismas preguntas que con el primero pero añadiendo una de nueva, hasta cuando vamos a intentarlo? Con Edgar tuvimos mucha suerte y fue a la primera, pero puede costar bastante más. Esto, aunque sin haberlo vivido en primera persona, supone un desgaste emocional importante y no nos olvidemos del tema económico, así que te lo planteas de una forma algo distinta, ya tienes un hijo, así que si no puedes tener un segundo es diferente, o sea que al final te planteas poner un límite.

Una vez tomadas todas las decisiones ahí estábamos, nos implantaron 2 embriones, sabíamos que en ese caso había posibilidades de tener mellizos pero bueno, no iba a pasar, no? Llegó el día de la eco y… son 2! A mi mujer casi le da algo, era como si no existiese la posibilidad! jajajaja
¡¡¡¡Así que teníamos 2 intentos y 3 hijos!!!!
Esta vez sin expectativas, una de las primeras cosas que busqué era si era posible portear a 2 bebés a la vez. ¡¡Y sí!! ¡Una preocupación menos!
Este embarazo también fue duro, a Víctor le detectaron un problema en el corazón que nos hizo sufrir muchísimo.
A 2 días de las 36 semanas una de nuestras perras (sí, además tenemos 2 perras) empezó a acosarme así que preparé las maletas ya que parecía que la cosa ya estaba a punto, y al día siguiente empezó todo!

Ya estábamos todos! La primera mañana en casa fue bastante curiosa. Los 5 en la cama! Todo un espectáculo. jajaja
Los primeros días intentamos movernos con un carrito, misión imposible! Acabábamos con los mellizos en brazos, empujando un carrito y con el mayor correteando, un caos.
Después pasamos a fular elástico, para mí un desastre y finalmente me pasé al fular tejido, todo un descubrimiento. Sin él no sé qué haríamos, puedo salir de casa, hacer vida “normal” y dar la teta tanto como me lo pidan. Eso sí, ha habido un inconveniente, eres un espectáculo, la gente te para por la calle, acabas por hacerte famosa!

Hasta aquí nuestra vivencia como madres de familia numerosa. ¡Ya veremos que nos depara el futuro!