Porteo y montaña

Con el inicio de la primavera apetece más salir de excursión y disfrutar de la naturaleza. La observación del medio natural es esencial para el desarrollo de nuestr@s hj@s. La naturaleza ofrece una gran variedad de estímulos que aumenta la capacidad cognitiva ya que estimula el sistema nervioso y neuronal con la simple observación de todo lo que les rodea, desde los árboles a escuchar los maravillosos cantos de las diferentes especies de pájaros que encontramos en nuestros bosques, el agua del río o el ruido de las hojas que pisamos al andar.

Hoy os ofrecemos unos consejos para disfrutar al máximo de las salidas a la naturaleza en familia.

Lo más importante es llevar un portabebés que se adapte perfectamente al niñ@ y al porteador. El portabebés que recomendamos para ir de excursión es la mochila ergonómica, actualmente en el mercado tenéis una amplia variedad de marcas y diseños  que se adaptan perfectamente a todas las edades y circunstancias. La mochila es rápida de poner y resulta muy cómoda para realizar largas caminatas.

En invierno debemos evitar un exceso de ropa de abrigo en el bebé antes de colocarlo en el portabebés, ya que por un lado podría estar demasiado abrigado y pasar calor y por otro, podría verse limitada su correcta colocación y sus movimientos. Siempre tenemos que tener en cuenta que al portear hacemos de termorregulador natural para nuestro hij@. Por ese motivo no aconsejamos el uso de petos enteros o monos ya que en muchas ocasiones no transpiran lo suficiente, manteniendo calor y humedad dentro del “mono” y aumentando la temperatura en exceso en su interior, además dificultan la movilidad y no permiten un buen ajuste del portabebés. Sin un buen ajuste del portabebés el centro de gravedad queda desplazado, la posición del porteador no es la correcta y puede que no vayamos cómodos. Durante la época de frío podemos vestir a nuestr@ pequeñ@ con ropa de algodón cómoda, unos pantalones y un jersey o sudadera, después una vez puesto en el portabebés nos abrigaremos los dos, ya sea con una chaqueta de porteo, chaleco o una chaqueta amplia. Para proteger las piernas del frío y/o viento podemos usar calentadores de algodón o de lana. Siempre abrigaremos la cabeza con un gorro ya que termoregulamos a través de la cabeza y, si la protegemos del frío, ayudamos al cuerpo de nuestro hijo a mantener de una forma natural una temperatura constante. Os recordamos que si vais a la nieve o a cotas altas de montaña es necesario el uso de gafas de sol para los peques y crema solar.

En verano vestiremos a nuestr@ hij@ con ropa de algodón, protegiendo la cabeza y poniendo crema solar en todas las partes visibles del cuerpo, sobre todo no dejando ni piernas, nuca ni orejas sin proteger, por experiencia os cuento que un niño se puede quemar las piernas subiendo una cima aunque pasemos gran parte de la subida entre zonas boscosas sombrías. Evitaremos el contacto con la piel del portador, poniendo un pequeño paño de algodón o con su propia camiseta.

Durante todo el año tenemos que ofrecer líquidos a los pequeños, ya sea el pecho, biberón o agua con cantimplora. Observar el mundo es muy agotador y aunque no anden el desgaste mental es muy alto. Es necesario hacer alguna parada técnica para ofrecer algún tentempié a los pequeños excursionistas, como fruta, galletas o frutos secos. Esto es importante para evitar la posible “rabieta montañil”, que suele pasar habitualmente pero que se resuelve con comida y paciencia. ¡Mucha paciencia!

Antes de salir de casa es necesario hacer una buena planificación y tener la ruta clara. Para eso os recomendamos la aplicación para el móvil Wikiloc (https://es.wikiloc.com), donde podéis encontrar muchas rutas muy bien clasificadas por tipología, dificultad, tiempo y desnivel, y si se trata de rutas circulares o de un solo tramo. Los más mayores de casa os pueden ayudar a planificar y a seguir la ruta con el mapa de la aplicación. Hay otras herramientas parecidas que podéis encontrar para todos los tipos de teléfonos. En este caso, la información de rutas y la aplicación son gratuitas pero deberemos pagar una suscripción si queremos poder seguir nuestra ruta con navegación de GPS. Tenemos que ser realistas y pensar que vamos con niños y que puede que no lleguemos a hacer aquello que teníamos planeado. ¡Lo importante es disfrutar del camino!

En la mochila también llevaremos ropa de recambio, pañales en caso que sean necesarios, y el móvil bien cargado.

En excursiones con niñ@s hasta los 5 años recomendamos llevar una mochila toddler, así en caso de cansancio podremos seguir y evitar la sensación de frustración o culpa de nuestros peques. Llevarla les da seguridad al saber que si no pueden seguir podrán subir a la mochila y descansar un rato para emprender de nuevo el camino. Eso los ayuda a estar tranquilos y sentirse seguros.

¡Que disfrutéis mucho de vuestras salidas a la naturaleza! Estaremos encantados de recibir vuestras fotos y que nos expliquéis vuestras aventuras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *