La vuelta al cole y los portabebés

La vuelta al cole sin los portabebés no sería lo mismo.

¿Y por qué? Pues porqué los portabebés nos facilitan mucho la vida, muchísimo. Tanto si vamos con un peque que empieza como si vamos a acompañar al mayor.

 

Cuando la familia aumenta necesitamos el portabebés para desplazarnos rápido e intentar no llegar tarde cada día. Os lo dice la voz de la experiencia… Es más fácil andar a paso ligero con un portabebés que empujando un carrito. ¡Ir al cole tendría que contabilizar como tiempo clasificatorio para participar en una media maratón! jajaja

Llevar a nuestros hij@s en portabebés a la escuela o guardería tiene múltiples ventajas. ¡Una de las más importantes es el espacio!

En las escuelas normalmente no podemos dejar el carrito. ¡Si llevas al peque en portabebés después puedes ponerlo en una bolsa de tela, tan chula como las que os regalamos en Kangura, e ir a trabajar!!

Al volver del trabajo sacas la mochila, bandolera o portabebés ligero y “tachán” transporte solucionado. Cuando nuestro peque sale cansado allí estaremos nosotros para envolverlo y darle nuestro cariño.

Y voy a hacer una confesión, lo que más me gusta de llevar a los peques a la espalda saliendo del cole es que me cuentan cosas. Allí, mientras comen algo de fruta y pan, se sueltan y cuentan alguna cosa de su día mientras regresamos a casa. Es un momento mágico. ¡No os lo perdáis!

Os deseamos una feliz y tranquila vuelta al cole, que siempre es especial, llena de emociones como una montaña rusa. Subid a la montaña con vuestros peques y disfrutad del viaje, nosotr@s os proporcionamos el portabebés.

Si queréis leer más sobre los portabebés para la vuelta al cole aquí tenéis dos artículos para encontrar el vuestro.

Las vacaciones porteando

Las vacaciones porteando

El porteo, la solución del verano.

Seguramente las vacaciones de verano son la mejor época del año. Tenemos tiempo para la familia y a veces hasta conseguimos un poco de tiempo para nosotr@s. Pero también es la época más intensa y, no nos engañemos, a veces un poco durilla. Pasamos las 24h del día con nuestros hijos, nos reímos, nos amamos, nos besamos, nos abrazamos y también tenemos ganas, en ocasiones, de salir corriendo.

Estos dos meses hemos hecho malabares con los horarios, casales, favores, etc… Tratando de conciliar al máximo y que los peques disfrutaran de sus vacaciones, y con los amigos que hemos compartido estos días llegamos a la conclusión: ¡¡Bendito porteo!! Jajaja. Sí, sí, bendito, ya que tanto si tienes un bebé como un niño de 3 años un portabebés te salva del momento de: “¡¡me voy a tirar de los pelos!!”. El porteo calma, cura, da paz y reposo para todos.

Hemos porteado por la montaña y por la playa, hemos descubierto sitios maravillosos y los peques han disfrutado de lo lindo aunque muy sinceramente nosotros hemos acabado agotados. ¿Vosotros también?

Lo mejor de la vuelta ha sido leer vuestros comentarios y mensajes explicando lo bien que os han ido los portabebés para moveros por el camping, para bajar a esa calita de Mallorca, para descubrir los bosques del Pirineo, para moveros por el aeropuerto… Mil gracias por confiar en nosotras y dejar un espacio en vuestras maletas para nuestros portabebés. En la maleta de nuestras vidas también tenéis un rinconcito guardado.

Aventuras cotidianas (I) – Pasear al perro

El otro día hablamos con Anna, que nos explicó en el post su historia con los mellizos y sus perras. ¡En su caso tienen 3  hijos y 2 perras, nos explicaban que sin los portabebés sería imposible! En su experiencia una buena combinación es pasear al perro con su hijo mayor en una mochila Toddler mientras la pareja se queda en casa con los mellizos. De ese modo todos tienen su momento de proximidad en exclusiva, o casi, con una de sus mamis mientras que además el mayor disfruta del paseo del perro como una aventura cotidiana.
Compartir la vida con hijos y perros es genial pero a veces la llegada de un bebé a casa puede complicar un poco las salidas con nuestro amado amigo peludo. Entre otras muchas cosas salir a pasear un perro acompañados de un carrito que en el mejor de los casos podremos empujar con una sola mano se presenta, como mínimo, complicado.
Sacar al perro es una actividad relajante y muchas veces de desconexión, paseas, piensas y reflexionas. A lo mejor hay días que te apetece jugar a tirarle la pelota y otros que simplemente quieres andar y andar mientras tratas de organizarte la semana. Llevar la correa, recoger lo que se tenga que recoger, y disfrutar de un paseo con toda normalidad es mucho más fácil con la ayuda de un portabebés. Salir a pasear al perro es mucho más sencillo con las dos manos libres y además es una manera de compartir la responsabilidad con los más peques de la casa. ¡Ellos también disfrutarán del paseo más y mejor siendo porteados!

Diseño y portabebés

Muchas veces lo más complicado de elegir cuando compramos un portabebés es el color y el diseño. Muchas veces tardamos entre 10 y 20 minutos solo parar elegir el color y el diseño del portabebés que queremos.
En Kangura tenemos muchos, muchísimos diseños y una gran variedad de colores. A parte de todos los beneficios que aporta para el bebé y el portador entendemos el portabebés como un complemento o una prenda de vestir, como las gafas de sol, los pantalones, etc…
Cada ser humano es diferente del de al lado, por eso nos gustan cosas diferentes, ya que hemos vivido de maneras diferentes. A un@s nos gustan los pantalones pitillos a otr@s los Boyfriend y otr@s prefieren los acampanados. En Kangura somos muy conscientes de toda esa diversidad de gustos, opiniones, y estilos, y de ahí la amplísima oferta de producto que encontráis tanto en la tienda online como la física.
Una de las cosas más importantes a la hora de comprar un portabebés es que os guste, que os sintáis cómodos ya que lo vais a utilizar cada día.
Detrás de cada portabebés, igual que en el mundo de la moda, hay un diseñador/a, un editor/a, alguien que crea de cero los diseños de las mochilas y los fulares que tanto os gustan. En cada portabebés hay un poco de arte. En muchas ocasiones eso se ve reflejado en el precio del producto, así que cuando paseéis con vuestro portabebés pensad en arte, en moda, y andad orgullos@s al lucirlo cada día.
Un día cuando ya no lo uséis a lo mejor os entra la nostalgia y como hice yo recortaréis el panel, el dibujo de la mochila que ha acompañado tantísimo a vuestros hij@s, y lo guardaréis como quien guarda la primera muda, los dientes de leche o un pijama.
¡Disfrutad de la magia del porteo!

¡Empezamos con una colgona!

En casa hace más de 6 años empezamos a portear con una colgona… sí.
Y era colgona, colgona, sin lugar a dudas. Rígida, sin poder ajustarla, con el bebé bajo y colgando de los genitales. ¡Creo que cumplíamos todos los “tips” de cómo no debes portear!
Pero solo la utilizamos un día. Cuando vimos que no íbamos cómodos ni nosotros ni la peque no nos gustó. Pero nos encantaba la sensación de tenerla cerca, así empezó nuestra aventura.
En una dietética de mi barrio me hablaron del porteo y de los fulares, me encargaron un fular Hoppediz verde muy, muy largo y con videos, muchos videos empezamos a experimentar y nos gustó mucho aunque no le pillábamos el truco. De aquí pasamos a un Mei Tai artesanal. Y un día, en un grupo de mamis que realizábamos manualidades con nuestros peques, me hablaron de Kangura.
Allí empezó todo, buscamos Kangura en Google y lo descubrimos. Fuimos a los pocos días de la inauguración de la tienda física en Barcelona y nos hicimos con un fular elástico rojo. Recuerdo que aquel día estaba Laura en la tienda, después conocimos a Vane cuando volvimos por una bandolera Didymos de peces rosa que hemos usado muchísimo y que tiene una historia muy bonita detrás.
Un día podemos hablar de las historias de los portabebés, aprovecho para invitaros a escribir vuestro propio post. El blog de Kangura es un blog abierto donde tod@s podemos aportar nuestra experiencia.
Siguiendo con la adquisición de portabebés compramos la Boba Tweet, nuestra amada Boba. Y un día hicimos un taller de nudos de fular tejido. ¡Madre mía, flipamos! Y obviamente salimos de allí con un fular tejido, un Neobulle Julie preciosísimo con el que recorrimos gran parte del Pirineo Catalán ese verano.
Todo, absolutamente todo lo que ha venido después de ese taller ha sido simplemente maravilloso. Empezamos mal, muy mal, como muchísimos de vosotros pero a día de hoy seguimos porteando muy orgullosos de todo nuestro recorrido.
¡Un abrazo, y no os culpéis! Tú que estás leyendo estas líneas no lo dudes. Eres indiscutiblemente la mejor madre/padre para tus hijos.

Anna y su familia

Versión en Castellano

Soc l’Anna, una de les mares de l’Edgar, que ara te 2 anys i mig i del Víctor i la Berta bessons de 3 mesos.
Mai m’havia imaginat acabar sent mare de família nombrosa!

Som una parella de dues dones, així que en el moment en que et planteges ser mare no es tant fàcil com…ho intentem i a veure que passa. En aquell moment has de prendre milions de decisions, on ho fem? Inseminació? FIV (fecundació in vitro)? ROPA ( recepció d’òvuls de la parella)? Qui gestarà?
Així que, encara no hi ha un embaràs i ja estàs estressada. Finalment, després de valorar totes les opcions,ens vam decidir perquè fos la meva dona la mare gestant.

L’embaràs de l’Edgar va ser emocionalment molt dur, va començar amb pèrdues importants el que va implicar repòs absolut a casa, la por de perdre al petit ser que va creixent i que encara no t’acabes de creure que hi es i no ens oblidem del còctel hormonal!
Per sort tot es va anar superant i va arribar l’Edgar!

La veritat es que no ens havíem plantejat un estil de criança però sense adonarnos estàvem fent collit (pensàvem que no ho faríem, els bebès dormen al moises, no? Jajajja), portejant ( i descobrint la llibertat que et dona el porteig), teta (que encara continua tot i que era un…bueno, a veure quant temps fem teta però mes d’un any ni de conya, es una mica raro, no???), introducció d’alimentació complementaria amb BLW (feia un any ens estiravem els cabells de veure com una amiga li donava macarrons amb 6 o 7 mesos a la seva filla) així que si algo vam aprendre aleshores és que la maternitat pot no ser com te l’esperés i que t’has de menjar les teves pròpies paraules!!! 🙂

Un cop ja “adaptades” a això de la maternitat vam decidir anar a buscar al segon, mateixes preguntes que et planteges amb el primer però se n’afegeix una de nova, fins quan ho intentarem? Amb l’Edgar vam tenir molta sort i va ser a la primera, però pot costar bastant més, això malgrat no haver-ho viscut en primera persona, suposa un desgast emocional important i no ens oblidem del tema econòmic, així que t’ho planteges una mica diferent, ja tens un fill, així que si no pots tenir un segon es diferent, així que et planteges posar un límit.

Un cop preses totes les decisions allà estàvem, ens van implantar 2 embrions, sabíem que aleshores hi havia possibilitats de tenir bessons, però bueno, no passarà, no?
Va arribar el dia de la eco i …son 2! A la meva dona casi li agafa algo, era com si no existís la possibilitat! jajajaja
Així que teniem 2 intents i 3 fills!!!!
Aquest cop sense expectatives, una de les primeres coses que vaig buscar era si era possible portejar a 2 nens, i si!!!una preocupació menys!
Aquest embaràs també va ser dur, al Víctor li van trobar un problema al cor pel que vam patir moltíssim.
A 2 dies de fer 36 setmanes una de les nostres gosses (si, a més tenim 2 gosses) va començar a “acosarme” aixi que vaig preparar les maletes ja que semblava que això ja estava a punt, i al dia següent va començar tot!

Ja estàvem tots!el primer matí a casa va ser bastant curiós, tots 5 al llit!tot un espectacle!jajaja
Els primers dies vam intentar moure’ns amb cotxet, missió impossible! Acabàvem amb els bessons en braços, portant el cotxet i amb el gran corretejant, un caos.
Després vam passar a fulard elàstic, per mi un desastre i finalment em vaig passar al fulard teixit, tot un descobriment, sense ell no se pas que faríem, puc sortir de casa, fer la vida “normal” i donar teta tant com demanin. Això si, hi ha un inconvenient, ets un espectacle, la gent et para pel carrer, t’acabes fent famosa!

Fins aquí la nostra vivència com a mares de família nombrosa, ja veurem el que ens espera.


Versión en Castellano

Soy Anna, una de las madres de Edgar que ahora tiene 2 años y medio y de Víctor y Berta, mellizos de 3 meses.
Nunca imaginé que acabaría siendo madre de familia numerosa!

Somos una pareja de dos mujeres, así que en el momento en el que te planteas ser madre no es tan fácil como… lo intentamos y a ver qué pasa. En ese momento tienes que tomar millones de decisiones, dónde lo hacemos? Inseminación? FIV (fecundación in vitro)? ROPA (recepción de óvulos de la pareja)? Quien gestará?
Así que, todavía no hay embarazo y ya estás estresada. Finalmente, después de valorar todas las opciones decidimos que fuera mi mujer la madre gestante.

El embarazo de Edgar fue emocionalmente muy duro, empezó con pérdidas importantes lo que implicó reposo absoluto en casa, el miedo de perder al pequeño ser que va creciendo y que todavía te cuesta creer que está ahí y no nos olvidemos del cóctel hormonal!
Por suerte todo se fue superando y llegó Edgar!

La verdad es que no nos habíamos planteado un estilo de crianza concreto pero sin darnos cuenta estábamos haciendo colecho (pensábamos que no lo haríamos, los bebés duermen en el moisés, no? jajaja), porteando (y descubriendo la libertad que el porteo aporta), teta (que todavía continúa aunque era en plan a ver cuánto tiempo hacemos teta pero más de un año ni de coña, es un poco raro, no???), introducción de alimentación complementaria con BLW (hacía un año nos tirábamos de los pelos de ver como una amiga le daba macarrones con 6 o 7 meses a su hija), así que si algo aprendimos entonces es que la maternidad no puede ser como te la esperas y que probablemente tendrás que comerte tus propias palabras!!! 🙂

Una vez adaptadas a esto de la maternidad decidimos ir a buscar el segundo, nos planteábamos las mismas preguntas que con el primero pero añadiendo una de nueva, hasta cuando vamos a intentarlo? Con Edgar tuvimos mucha suerte y fue a la primera, pero puede costar bastante más. Esto, aunque sin haberlo vivido en primera persona, supone un desgaste emocional importante y no nos olvidemos del tema económico, así que te lo planteas de una forma algo distinta, ya tienes un hijo, así que si no puedes tener un segundo es diferente, o sea que al final te planteas poner un límite.

Una vez tomadas todas las decisiones ahí estábamos, nos implantaron 2 embriones, sabíamos que en ese caso había posibilidades de tener mellizos pero bueno, no iba a pasar, no? Llegó el día de la eco y… son 2! A mi mujer casi le da algo, era como si no existiese la posibilidad! jajajaja
¡¡¡¡Así que teníamos 2 intentos y 3 hijos!!!!
Esta vez sin expectativas, una de las primeras cosas que busqué era si era posible portear a 2 bebés a la vez. ¡¡Y sí!! ¡Una preocupación menos!
Este embarazo también fue duro, a Víctor le detectaron un problema en el corazón que nos hizo sufrir muchísimo.
A 2 días de las 36 semanas una de nuestras perras (sí, además tenemos 2 perras) empezó a acosarme así que preparé las maletas ya que parecía que la cosa ya estaba a punto, y al día siguiente empezó todo!

Ya estábamos todos! La primera mañana en casa fue bastante curiosa. Los 5 en la cama! Todo un espectáculo. jajaja
Los primeros días intentamos movernos con un carrito, misión imposible! Acabábamos con los mellizos en brazos, empujando un carrito y con el mayor correteando, un caos.
Después pasamos a fular elástico, para mí un desastre y finalmente me pasé al fular tejido, todo un descubrimiento. Sin él no sé qué haríamos, puedo salir de casa, hacer vida “normal” y dar la teta tanto como me lo pidan. Eso sí, ha habido un inconveniente, eres un espectáculo, la gente te para por la calle, acabas por hacerte famosa!

Hasta aquí nuestra vivencia como madres de familia numerosa. ¡Ya veremos que nos depara el futuro!

 

Portabebés ligeros en verano.

En verano los peques tienen la misma necesidad de ser porteados en cualquier estación, quizás en verano hasta un poco más, ya que ellos están más cansados y necesitan nuestros brazos. Cuando estamos de vacaciones después de un intenso día de playa o montaña lleno de juegos el cansancio es alto y solo quieren brazos. Os presentamos unos portabebés frescos y ligeros para este verano.
Como siempre una muy buena opción para portear durante el verano es el porteo a la espalda, ya sea con fular tejido, mei tai, o una mochila de fular. El porteo a la espalda disminuye la sensación de calor.
Otras opciones para el porteo en verano son los portabebés ligeros, donde distinguimos los que son regulables y los que son fijos y van por talla del portador.

Entre los portabebés regulables encontramos:

  • Sukkiri: También llamada bandolera de agua. Es fina, para uso puntual, tanto dentro del agua como fuera, permite un ajuste punto por punto. Se seca muy rápidamente. Se puede usar des de nacimiento hasta los 3 años. Ocupa muy poco espacio y está disponible en una gran variedad de colores. Su uso recomendado es para ratos cortos y/o uso complementario a otro portabebés.
  • Kantan Net: Es muy cómodo, fácil y rápido de utilizar. Es un portabebés lateral, como la bandolera, ideal para llevar a nuestro bebé a la cadera. Lo podemos empezar a utilizar en el momento en que nuestro hij@ empiece a sostener la cabeza, alrededor de los 4/6 meses y hasta los 3 años. Cabe en cualquier bolso o bolsillo. Es de malla triple con un acabado en los bordes. Disponible en dos tallas y tres colores: rojo, crudo y negro.
  • Tonga: Es un portabebés ligero a la cadera realizado con tela 100% de algodón, disponible en una gran variedad de colores. Permite llevar al bebé de manera puntual. Como los anteriores, es un portabebés para ratos cortos o complementario ya que es asimétrico y el peso esta repartido de forma que se apoya en un solo hombro.
  • Boba Air: La mochila ligera por excelencia, fácil, rápida de usar e impermeable. Con nuevos acolchados y tirantes transpirables. Ultraligera y autoalmacenable.
  • Baby Agua Bag: Si lo que queréis es bañaros con vuestro bebé y sois amantes del fular os proponemos que os deis un baño con este fular de polyester especial para el agua, de sacado muy rápido y muy ligero.

Por otro lado, el rey de los portabebés no regulables es el Suppori, ocupa muy muy poco espacio y es rapidísimo de usar. Como va por tallas del portador se adapta perfectamente a tu cuerpo, cogiendo perfectamente hombro y espalda. Disponibles en una gran variedad de colores, también lo podéis usar para daros un refrescante baño en la playa o la piscina. Se puede usar de 4 meses a 3 años.
Esperemos que este post os ayude a decidir cuál es el portabebés que más se adapta a vosotros durante esta temporada, ¡Feliz inicio de verano!

¿Qué portabebés es el ideal para un recién nacido?

¿Qué portabebés es el ideal para un recién nacido?
La respuesta es fácil: un portabebés sin forma, es decir un fular elástico, uno semielástico, un fular tejido, o una bandolera. Estos portabebés permiten un ajuste perfecto en cada zona del cuerpo del bebé respetando así su pequeño cuerpo.
Aunque existan mochilas que permitan llevar a un bebé pequeño, siempre a partir de los 3,5Kg, no es la opción más recomendable. Las mochilas evolutivas las situaremos en el grupo de las segundas opciones de portabebés para recién nacido.
Por ese motivo en Kangura tenemos una postura muy clara respecto al uso de mochila con adaptador: es la última opción (así se explica en los talleres, cuando asesoramos en la tienda y también en la web). Cuando en un taller se muestra un adaptador, se explica claramente que debería ser la última opción. Nuestra recomendación para un recién nacido es usar un fular o bandolera como primera opción, o una mochila o mei tai evolutivo en los casos que no sea posible el uso del fular.
El desarrollo del bebé es muy rápido, da grandes pasos en muy poco tiempo y tenemos que acompañar a su musculatura para ayudarla a formarse y fortalecerse de la forma más adecuada durante este proceso.
Por su fragilidad y sensibilidad el bebé necesita ser acompañado con telas blandas hasta aproximadamente los 4-5 meses dependiendo del bebé. A partir de ese momento podemos elegir multitud de mochilas de panel fijo maravillosas que nos duraran hasta aproximadamente los dos años.
En ocasiones hay quien viene a la tienda con la decisión de comprar mochilas con reductor para maximizar la vida útil de su adquisición. Es precisamente con ese objetivo que en Kangura pusimos a vuestra disposición el “Plan Renove”. Un bebé necesita de los progenitores para evolucionar y necesita que nos adaptemos al máximo a sus necesidades acompañándolo en su desarrollo. Del mismo modo que no compraríamos ropa talla 12 meses a nuestro bebé de 4 para que le dure más, o que no lo pondríamos en una silla de coche que no fuera del grupo 0, lo más recomendable es empezar con un portabebés adecuado a la primera etapa del porteo. ¡Si nos traéis ese portabebés cuando llegue la hora de cambiarlo, recuperaréis el 40% de su valor en tienda para financiar la compra de uno que se adapte mejor a la nueva etapa!

Mochilas Evolutivas

Las mochilas evolutivas son mochilas que, como su nombre indica, evolucionan con el bebé y se van adaptando a medida que nuestr@s peques van creciendo.
En el mercado tenéis disponibles una gran variedad de marcas, realizadas con telas de fular o con lonetas de algodón.

Mochilas evolutivas de tela de Fular:

  • Kokadi Flip: Se trata de una mochila evolutiva realizada con los fulares Kokadi. Estas mochilas se adaptan muy bien a los bebés pequeñitos, quedan muy bien recogiditos. Al tener el ajuste de goma en la nuca ésta se ajusta sorprendentemente bien. Los tirantes y el cinturón son acolchados y muy cómodos. Rápidas y fáciles de usar, casi todas las mochilas de Kokadi son diferentes, ya que trabajan con fulares de edición limitada. El gramaje de la composición del fular de la mochila será diferente según si es baby o Toddler.
    Un punto importante a destacar es una amplia capucha, ya que es casi tan grande como el cuerpo de la mochila, eso permite alargar la talla baby hasta el año o año y medio dependiendo del bebé, ya que es una mochila que permite ampliar mucho su base, es decir la distancia de corva a corva. Son mochilas de gama alta y su precio ronda a los 150 € dependiendo del diseño.
  • Ling Ling d’Amour: Mochila evolutiva toda de tela de fular, lisas, con una amplia variedad de colores. Permite ajustar con cordones tanto el puente como el alto del panel de la mochila. Encontramos un pequeño acolchado donde colocaremos las rodillas de nuestro bebé. Son mochilas con una calidad precio excelente ya que los precios van desde los 70€ a los 90€ dependiendo de la talla. Dispone de 3 tallas en el mercado, Baby, estándar y Toddler. No dispone de grandes acolchados ni en cintura ni en tirantes y eso la hace una mochila fresca y ligera. La mochila dispone de una capucha que se puede guardar en un bolsillito en la zona superior de mochila decorado con los corazones característicos de esta marca.
  • Fidella: Mochilas realizadas íntegramente de tela de fular, muy muy suaves. Su ajuste es mediante cordones en los 4 puntos del panel, nuca, alto y ancho. Permite reducir mucho el panel para adaptarlo al bebé. Mochila ligera sin grandes acolchados, que la hace ideal para el verano. Sus diseños también van cambiando ya que son mochilas realizadas con telas de fular estampadas. Disponible en la talla Baby y Toddler. Permite acoplar los tirantes de forma distinta si porteamos a un bebé con edad inferior a aproximadamente los 6/8 meses o si es una edad superior. Su precio ronda aproximadamente los 120€.
  • Emeibaby: Mochila evolutiva de tela de fular, dispone de dos tallas. La Standar y la Toddler. El puente de la mochila se ajusta mediante unos cordones, y el cuerpo tensando del fular a través de unas anillas como en las bandoleras. Normalmente están fabricadas con fulares a rallas, pero también tienen ediciones limitadas con otros estampados o toda la mochila de fular. Dispone de buenos acolchados en hombros y cintura. Su precio es de 142€ a 152€ dependiendo de la talla.
  • Buzzidil: Mochila confeccionada con tela de fular, todas con divertidos estampados. Las mochilas Buzzidil son un poco más gruesas que las anteriores, disponen de una amplia capucha muy característica de la marca. Como en la Fidella permite acoplar los tirantes de forma distinta si porteamos a un bebé con edad inferior a aproximadamente los 6/8 meses o si es una edad superior. Dispone de cintas y tensores para ajustar el panel tanto a lo ancho como en altura. Disponible en diferentes tallas, su precio va de 140€ a 150€ dependiendo de la talla.

Mochilas evolutivas de loneta de algodón:

  • Tula Free To Go: Ha sido la gran novedad de esta primavera, es talla única, se puede usar desde recién nacido hasta aproximadamente los 3 años. El ancho se adapta a través de los snaps que lleva el cinturón y el alto con las tiras de los tirantes, los bebés quedan muy bien recogidos. Dispone de capucha. Sus diseños son modernos y actuales. Acolchados en tirantes y cinturón. Cómoda, rápida y fácil de usar. Su precio es de: 130€
  • Ergobaby adapt: Mochila evolutiva de loneta que se adapta gradualmente con velcros que encontramos en el cinturón, el algodón es un poco más grueso que el de las Tula. Tiene soporte para el cuello y cabeza del bebé, acolchado y plegable. Su precio es de: 149,90€

Fundación Mona

Ir a la visita taller en Fundación Mona es un aprendizaje y una gran experiencia para toda la familia.
La Fundación Mona está ubicada en Girona, en plena naturaleza.
Al llegar, las guías de la fundación separaron a los visitantes en dos grupos para poder disfrutar todos mejor de la visita y poder atender a todas las explicaciones.
En primer lugar nos dirigimos a una pequeña cabaña de madera dónde vimos un documental muy ameno en el cual se muestra porqué es necesaria la fundación Mona y su labor.
¡Después nos dirigimos al exterior donde preparamos unos entretenimientos para los primates! Los peques se lo pasaron genial.
Al finalizar el taller, iniciamos la visita a las instalaciones. La ruta dura aproximadamente 1 hora, así que al finalizar el taller es aconsejable ofrecer a los más pequeños ir al baño o beber un poco, ya que en las instalaciones de los primates no podremos ni beber ni comer para no alterar su rutina ni interferir en su hábitat.
El silencio durante la ruta es imprescindible para no molestar a los chimpancés. L@s niñ@s lo entendieron muy bien y en todo momento lo respetaron. Escuchar sólo los sonidos de los animales ponía la piel de gallina.
La ruta la realizamos por caminos de arena, algunos estrechos, donde pasamos en fila, por ese motivo no recomendamos el uso del carrito durante la visita.
Si lleváis a vuestr@ hij@ en portabebés también verá mejor a los primates.
Fue una experiencia muy agradable, llena de aprendizaje y de buenas experiencias.
Me quedo con una frase de mi hija mayor de 6 años:
“Mira mamá, son como nosotros “.