8 consejos para portear a la espalda

8 consejos para portear a la espalda

¿Vas a empezar a llevar el bebé a la espalda o ya lo estás haciendo? Hoy te ofrecemos algunos consejos que vale la pena tener en cuenta.

 

Elegir el portabebés adecuado

La mayoría de portabebés ergonómicos son aptos para el porteo a la espalda. Aún así, en diferentes etapas (según la edad del bebé) y según las circunstancias será más adecuado utilizar un portabebé ergonómico u otro. Por lo general, el fular tejido, la mochila ergonómica y el mei tai son los portabebés estrella para ir a la espalda. Aunque también se puede portear a la espalda con bandolera, kanga, fular semi-elástico o elástico y otros, requieren más experiencia para hacerlo con seguridad.

8

Encontrar tu momento

El momento lo eliges tú. De hecho, es posible portear a la espalda desde el nacimiento, siempre que te sientas preparad@. Cada familia acaba encontrando su momento más tarde o más temprano. Según tu experiencia, tus necesidades, y tus circunstancias, cuando a ti y a tu bebé os apetezca ¡es el momento!
8

Sentirse confiada

Si al principio te sientes insegur@ a la hora de colocarte el bebé a la espalda sitúate delante de la cama o el sofá para practicar con seguridad. Practica la forma de colocarte y bajar al bebé. Quizás te ayude sentarte en el sofá las primeras veces. También va bien practicar de pie con el soporte de otro adulto cerca que puede ser un apoyo si se necesitan unas manos en un determinado momento. Esto te dará confianza y la tranquilidad para empezar, luego… lo harás sól@ perfectamente!
8

Tener experiencia en porteo

Aunque sean unas semanas o unos meses te aconsejamos adquirir primero cierta experiencia en porteo delante y/o a la cadera. A no ser que te inicies cuando tu hij@ sea bien grande, y aunque no es algo imprescindible, va a darte “tablas” para hacerlo con confianza y portear mejor.
8

Inclinarse y reincorporarse

Es recomendable inclinarse ligeramente hacia adelante mientras pasamos al bebé a la espalda. De este modo le ofreceremos una superficie y un agarre más fácil. Seguidamente aconsejamos reincorporarse a la posición erguida. Cuando estás de pie el bebé se acerca a tu espalda, en cambio mientras estás inclinad@ el bebé suele estirar los brazos y alejarse. Encontrar el momento ideal para inclinarse y reincorporarse es la clave para la una colocación cómoda y segura.
8

El bebé me tira del pelo

Es un clásico. Todas las madres que hemos porteado a la espalda hemos sufrido cuando nuestro querido bebé nos ha tirado con todas sus fuerzas  de un mechón de pelos mientras anudábamos el fular a la espalda. Un truco muy sencillo es mantener estas manitas ocupadas con un juguete que le guste o un collar de porteo para tocar y chupetear.
8

Calcular los espacios

Aunque vayamos súper cómodos y podamos hacer muchas actividades con el bebé a la espalda, no nos podemos olvidar de su espacio y su actividad en todo momento. Por ejemplo cuando pasamos por una puerta o por el lado de un mueble, cuidado con sus piernas, ¡que a veces se mueven!!!! O cuando pasamos al lado de unas estanterías llenas de productos en una tienda ¡atención que esas manos cogen cosas!

8

Las siestas

Cuando nos hemos acostumbrado a llevar a nuestro bebé delante sabemos perfectamente la sensación de “peso muerto” que aparece en el momento en que se duerme y el porteo por parte del bebé deja de ser activo. Cuando lo llevamos a la espalda también vamos a notar cuando se duerme, aun así hay quien prefiere llevar un pequeño espejo de mano para observarlo con tranquilidad. También podemos aprovechar el reflejo de cualquier escaparate de alguna tienda o incluso el retrovisor de alguna moto o coche que esté aparcado. ¡Aunque nosotras somos partidarias de sacar el móvil y hacernos un selfie! jiji La cuestión es que cuando el bebé se duerma le sujetemos correctamente la cabecita con la tela del fular o la capucha de la mochila o mei tai.
8

¡Feliz porteo a la espalda!

¡Portababés Toddler para niños grandes, una experiencia única e inolvidable para la vuelta al cole!

Si en el último post ya vimos que un portabebés podría ser nuestro mejor aliado para “la vuelta al cole”, hoy queremos mostrarte las características de las mochilas toddler para portear a niños grandes.

Cuando nuestr@s hij@s empiezan la etapa de educación infantil, ya sea en el colegio, en una guardería, una escuela libre o con el acompañamiento de una madre de día, pasan de ser bebés a ser niñ@s, en una fase transitoria en la que comienzan a caminar, a hablar y a ser más independientes.

Aún así siguen siendo pequeños, también se cansan, les apetece estar cerquita de nosotros, quieren mimos y nos piden ir en brazos a menudo, sobretodo antes de llegar a la escuela y/o a la vuelta después de todo el día de intensa actividad. Si has porteado a tu bebé desde el nacimiento y has disfrutado del porteo a diario, cuando llegues a esta nueva etapa llegará un momento en que notarás que algunos de tus portabebés habituales se te quedan “pequeños”. Así que hoy te hablaremos de los portabebés TODDLER, los que están diseñados específicamente para acompañarte en esta nueva etapa.

En inglés, a un niño en esta etapa de crecimiento se le denomina “toddler” y esta palabra ha sido tomada para describir los portabebés que se recomiendan para llevar a niñ@s “grandes” a partir de los 18-24 meses y hasta los 5 años.

Las mochilas toddler están diseñadas para esta etapa infantil y tienen unas características especiales. Para garantizar una posición de ranita adecuada en el niño, la mayoría de mochilas toddler tienen un panel frontal más ancho y alto que el resto de mochilas ergonómicas. Además para mejorar el soporte y la comodidad del adulto, la mayoría tienen tirantes y cintura más anchos y acolchados de modo que repartan un peso “grande” sin que sufra la espalda.

Existen gran variedad mochilas toddler de marcas y modelos diferentes. Desde Kangura os recomendamos seis ideales para la “vuelta al cole”:

La Mochila ergonómica Beco Toddler está recomendada a partir de los 18 meses hasta los 5 años (De 9 a 27kg). Permite el porteo delante y a la espalda y su asiento es ancho y acolchado. Está elaborada con el 100% de algodón Oko-Tex y tiene un acolchado extra en la zona del hombro del portador y en la zona de las piernas del niño/a. Como accesorios lleva un bolsillo en la zona del cinturón, una bolsita extra para guardar cosas extraíble mediante cierres, una capucha ajustable y extraíble y cierre de seguridad en la cintura.beco_toddler_kanguraLa Mochila ergónomica Tula Toddler está recomendada a partir de los 2/2,5 hasta los 5 años. Permite el porteo delante y a la espalda y su asiento tiene 45 cm ancho y 48 cm de alto, Está elaborada con el 100% de algodón Oko-Tex y tiene un acolchado extra en la zona del hombro del portador y en la zona de las piernas del niño/a. Como accesorios lleva un bolsillo en la zona del cinturón y capucha ajustable y extraíble.

tula_sidekick La Mochila ergonómica Kokadi FLIP modelo toddler está hecha con fulares Kokadi para una máxima comodidad, ligereza y original diseño. Fabricada 100% algodón. Tiene acolchado el cinturón y los hombros para mayor comodidad, y el asiento del bebé se ajusta al ancho deseado. Incluye capucha para proteger del sol o el viento, o sirve enrollada como «cojín» para la nuca.

kokadi_kangura

La Mochila Emeibaby Toddler está diseñada para ser usada con niñ@s grandes a partir de 1 año y hasta el último día de porteo. El tejido de fular ofrece el confort y sostén de este tipo de portabebé y se ajusta fácilmente mediante anillas. Las tiras y cinturón ofrecen la facilidad y comodidad de las mochilas ergonómicas. Está elaborada con con tejido de fular muy agradable al tacto. 100% algodón oko-test orgánico. Permite el porteo delante y a la espalda, es talla única y lleva capucha para sostener la cabeza del bebé dormido.

emeibabyLa Mochila Toddler artesanal, está recomendada a partir de los 2 hasta los 5 años. Permite el porteo delante y a la espalda. Está elaborada con fulares exclusivos, de ediciones limitadas, siendo piezas únicas. También se hacen a medida y por encargo. Llevan acolchado extra en la zona del hombro del portador y en la zona de la cintura y piernas del niño/a, así como capucha.

didymosOtro portabebé recomendado para el porteo de niños grandes es el Maxi-tai Lingling d’Amour, un mei tai diseñado para llevar cómodamente a nuestros grandullones.

El Mei Tai Maxi-Tai Lingling d’Amour, es un portabebé grande, cómodo, que puedes usar con facilidad desde los 2 hasta los 5 años (9-20kg). Su tejido de fular lo hace muy adaptable al cuerpo del niño y del portador. Es de algodón biológico certificado. Tiene tiras largas y desplegables en los hombros para mayor comodidad y variedad de anudados. Posiciones: delante y a la espalda.

maxi_linling_kangura

Y no olvidemos que además de estos portabebés TODDLER tan cómodos y específicamente diseñados para llevar a niñ@s grandes, la BANDOLERA DE ANILLAS (de fular) y el FULAR TEJIDO son portabebés  muy válidos para el porteo no solo de bebés sino también de niñ@s hasta los 5 años.

 ¡Feliz porteo TODDLER!

¡Portea segur@ evitando lesiones. 12 consejos prácticos!

Llevar a tu bebé en un portabebés ergonómico debe de ser cómodo, agradable y no puede existir el mínimo riesgo de lesión. Si te duele la espalda o sientes alguna molestia en otras zonas del cuerpo, es posible que lleves el portabebé demasiado bajo, demasiado apretado, o que el tejido esté retorcido.

Porteosinlesiones12_kanguraA continuación te ofrecemos  12 consejos prácticos para tener en cuenta y disminuir el riego de una lesión de espalda. 

  1. Usa sólo portabebés ergonómicosque repartan correctamente el peso en tu espalda/cintura, que ofrezcan una posición adecuada al bebé y colócalo en su posición fisiológica “ranita” natural.
  2. Utiliza portabebés/anudados simétricos para portear durante ratos largos/excursiones (mochilamei taifular elásticotejido) y si lo deseas utiliza portabebés asimétricos (bandoleratongasuppori…) para ratos más cortos. Sea cual sea el que elijas, siempre debe adaptarse a tu talla y estatura.
  3. La práctica hace al maestro. Porteo progresivo. El llevar a tu bebé desde muy pequeño en un portabebés te permitirá fortalecer tus músculos a medida que va creciendo y tu cuerpo se adaptará al aumento progresivo de su peso.
  4. Coloca al bebé en alto, situado al alcance de tus besos (su cabecita estará bajo tu mentón)
  5. Ajusta bien el portabebés. Ciñe el tejido del fular o tensa los tirantes de la mochila/mei tai, el bebé estará cerca de ti y de tu centro de gravedad.
  6. Extiende bien la tela del portabebé para repartir el peso  entre los dos hombros, la cintura, etc. Si utilizas mochila asegúrate que los tirantes sean anchos y acolchonados en los hombros. Asimismo recuerda apretar adecuadamente los tirantes y el peso quedará bien distribuido si el cinturón se adapta correctamente y es también acolchado.
  7. No trates de compensar el peso echándote para atrás o hacia adelante, trata de mantener la posición natural de la columna vertebral (cuando el portabebés está flojo o bajo tendemos a inclinarnos para compensar).
  8. Cuando te inclines o te agaches hazlo siempre doblando las rodillas y manteniendo la espalda recta, sujetando a tu bebé con los brazos.
  9. Utiliza un calzado cómodo y antideslizante que facilite tu marcha y garantice tu seguridad y la de tu bebé.
  10. Cuando tu hijo/a crezca y pese unos 11-12kg posiblemente te resulte más cómodo llevarlo a la espalda.
  11. En la marcha debes mantener tu campo de visión libre para evitar cualquier obstáculo o desnivel. Si porteas a tu bebé en el pecho, y su tamaño es grande debes considerar la posibilidad de colocarlo en la cadera de forma asimétrica con fular o bandolera, o en espalda de igual manera que los niños mayores. Recuerda que es muy importante que mantengas tu centro de gravedad controlado para evitar caídas.
  12. Durante el porteo procura hacer pausas de descanso. En este momento intenta aprovechar para movilizar los hombros, el cuello, la cabeza y relajar la zona cervical. Si tienes ocasión, realiza estiramientos que te permitan recuperar tu musculatura de la espalda y los hombros.

¡Portear a nuestros bebés es un placer! Elige los portabebés que mejor se adapten a ti y a tu bebé, en definitiva que te resulten más cómodos… practica para aprender a usarlos adecuadamente y sobretodo escucha tu cuerpo.

¡Feliz Porteo!

 

Escoliosis y porteo

Portear es una experiencia maravillosa. Para mí resulta básico en la
crianza de mi pequeña. Con casi 6 meses hemos sacado el carro de casa 2 o 3
veces. No me apaño nada bien con él. Me encanta la sensación de llevarla
encima y que forme parte de nuestra rutina. Ir por la calle e ir dándole
besitos o hablando con ella. Poder dormirla en casa pegadita a mí.
Al principio tuve miedo y por eso compré el carro. Si fuera hoy no lo
compraría. Cedí porque tengo una escoliosis de doble curva operada, de las
vértebras T4 a L4 fijadas, y fuertes dolores crónicos. Todo el mundo piensa
que portear es una locura y que me destroza la espalda. Y nada más lejos de
la realidad.
 11303918_10206757617799627_1450066178_o11289737_10206757617519620_1388313639_n
Portear me permite no cargar la espalda como cuando llevas en brazos un
bebé. Me permite tener cerca a mi peque sin andar agachándome a atenderla
en el carro. Ni tener que desmontarlo y cargarlo en el maletero (con lo que
pesa! Y lo abajo que queda mi beba!) 
11288401_10206757617559621_436548044_oMi chico se dejaba las lumbares y dorsales tratando de dormirla en brazos.
Y yo, tan pancha con mi fular, mi Mei Tai o mi Boba! Así que ahora siempre
rondan por la casa, él también ha liberado su espalda con el porteo.
Así que si teméis cargar vuestras espaldas… probad a portear. Con un buen
portabebés ergonómico. Y no dejéis que quien no lo ha probado os cuestione
lo beneficioso que es 
11286612_10206757617599622_810585024_o
Experiencia de la mamá Noelia
blog http://alathariel.blogspot.com.es/