Porteo ergonómico

¿Qué es el porteo ergonómico?

El porteo ergonómico es aquel que respeta la fisiología del bebé y del portador. Eso significa que el porteo se adapta perfectamente a los dos cuerpos, manteniendo de esta forma una correcta posición en todos los aspectos.

 

La postura cifótica

Es muy importante buscar qué portabebés ergonómico se adapta mejor a nuestro bebé y a su edad.
Entre otras muchas cosas, el porteo ergonómico respeta la posición de la espalda del bebé en forma de C. Esta forma, llamada postura cifótica, es la postura fisiológica natural de nuestros peques al nacer. Debemos respetar dicha postura hasta que poco a poco y de forma natural va desapareciendo. Este es el principal motivo por el que el portabebés debe acompañar a nuestros peques en su desarrollo motor de manera natural, respetando siempre su posición.

Siempre visible y “besable”

En el porteo ergonómico el peque siempre es porteado mirando en dirección al portador. Así mantenemos la postura de C y a la vez protegemos la zona cervical. También es muy importante siempre llevar al bebé mirando hacia nosotros para evitar la sobreestimulación y el riesgo de asfixia. Si el bebé es porteado mirando hacia delante y se duerme, perdemos la visión de las vías aéreas. Al relajarse la zona cervical el mentón tocará su pecho y podría producirse el cierre de las vías aéreas. Por este motivo cuando hablamos de porteo ergonómico el bebé siempre tiene que estar visible y “besable”.

Proteger las caderas

El porteo ergonómico también protege el desarrollo de las caderas, manteniendo la postura de M de las piernas. Las rodillas deben quedar por encima del nivel del “culete” de nuestro peque. De esta forma la cabeza del fémur queda perfectamente encajada en el acetábulo coxal (hueso de la cadera). Con esta posición no hay ninguna tensión en el cuerpo del bebé, sus genitales quedan libres, y también favorecemos el tránsito intestinal.

¡Feliz porteo!

La vuelta al cole y los portabebés

La vuelta al cole sin los portabebés no sería lo mismo.

¿Y por qué? Pues porqué los portabebés nos facilitan mucho la vida, muchísimo. Tanto si vamos con un peque que empieza como si vamos a acompañar al mayor.

 

Cuando la familia aumenta necesitamos el portabebés para desplazarnos rápido e intentar no llegar tarde cada día. Os lo dice la voz de la experiencia… Es más fácil andar a paso ligero con un portabebés que empujando un carrito. ¡Ir al cole tendría que contabilizar como tiempo clasificatorio para participar en una media maratón! jajaja

Llevar a nuestros hij@s en portabebés a la escuela o guardería tiene múltiples ventajas. ¡Una de las más importantes es el espacio!

En las escuelas normalmente no podemos dejar el carrito. ¡Si llevas al peque en portabebés después puedes ponerlo en una bolsa de tela, tan chula como las que os regalamos en Kangura, e ir a trabajar!!

Al volver del trabajo sacas la mochila, bandolera o portabebés ligero y “tachán” transporte solucionado. Cuando nuestro peque sale cansado allí estaremos nosotros para envolverlo y darle nuestro cariño.

Y voy a hacer una confesión, lo que más me gusta de llevar a los peques a la espalda saliendo del cole es que me cuentan cosas. Allí, mientras comen algo de fruta y pan, se sueltan y cuentan alguna cosa de su día mientras regresamos a casa. Es un momento mágico. ¡No os lo perdáis!

Os deseamos una feliz y tranquila vuelta al cole, que siempre es especial, llena de emociones como una montaña rusa. Subid a la montaña con vuestros peques y disfrutad del viaje, nosotr@s os proporcionamos el portabebés.

Si queréis leer más sobre los portabebés para la vuelta al cole aquí tenéis dos artículos para encontrar el vuestro.