¿Cuándo llevar el bebé a la espalda?

La gran pregunta

Muy a menudo las mamás y papás se preguntan a qué edad se puede llevar un bebé a la espalda. Siempre hay dudas sobre si al bebé le gustará más ir delante o detrás, si podrán pasarlo a la espalda sin ayuda, si es seguro portear a la espalda, etc.

Tanto portear delante como portear a la espalda son opciones adecuadas si se hacen bien. Todo dependerá de factores como el momento evolutivo del bebé, la práctica y la experiencia en porteo que tengamos. El lugar al que vayamos, el portabebé ergonómico que utilicemos, también son factores importantes. Siempre deberemos tener muy en cuenta que se haga de forma segura y cómoda para tod@s.

¿Cuándo llevar al bebé delante?

Portear al bebé delante es lo más habitual desde el nacimiento y en los primeros meses. Desde el primer día de vida de nuestr@ hij@, podemos llevarl@ delante de nuestro cuerpo y empezar a desplazarnos con él encima con la ayuda de un portabebés ergonómico adecuado para esta etapa.

El porteo en los primeros meses, tiene muchísimos beneficios para el bebé. Cuando lo porteamos delante, además de facilitarnos el contacto tan necesario con él. El porteo es un gran amigo de la lactancia a cualquier hora y en cualquier lugar.

Llevar al bebé delante además, nos permite un gran recogimiento de nuestr@ pequeñ@, así como máxima seguridad y protección en sus primeros meses.

El porteo delante, tanto vientre con vientre, como en posición de amamantar o hacia la cadera nos facilita la comunicación con el bebé y el vínculo  afectivo.

El bebé permanece tranquilo oyendo el latido de nuestro corazón, nuestra respiración y nuestra voz tan cerca. Los padres a la vez disfrutamos de observar como nuestro bebé se duerme, como respira, como hacer ruiditos, como abre los ojos…

meitai_evolubulle_kangura

Mei Tai  EvoluBulle  

¿En qué momento podemos empezar a portear a la espalda?

No hay una única respuesta a esta pregunta. Cada familia encontrará su momento, más tarde o más temprano. Dependerá de su experiencia, sus necesidades, y sus circunstancias…

Llevar el bebé a la espalda es perfecto por ejemplo cuando vamos de excursión, para realizar tareas en casa, cuando tenemos hij@s mayores o cuando llevamos a niñ@s que ya pesan mucho.

Cuando empezamos a llevar a nuestro bebé/niñ@ a la espalda, se nos amplia el campo de visión, tanto a nosotros como a l@s pequeñ@s que a partir de ese instante tienen a su alcance una nueva perspectiva de todo un mundo para descubrir.

De igual manera ganamos en capacidad de movimiento. El espacio libre delante nuestro nos permite realizar determinadas tareas con mayor comodidad, en casa y fuera, y cuando tenemos un hij@ mayor, esto se valora especialmente!

Muchas familias empiezan a pasar el bebé a la espalda a partir de los 6-9 meses. Es un buen momento para iniciarse porque el bebé tiene un buen control de la cabeza, se mantiene sentado por sí solo, empieza a hacer desplazamientos… Otras familias esperan a que el bebé empiece a caminar, y no portean a la espalda hasta los 12-18 meses cuando les empieza a resultar menos cómodo el porteo delante… En cambio hay otras familias con amplia experiencia en porteo, sobretodo en un segundo o tercer hij@… que portean a la espalda desde el nacimiento, principalmente con un fular tejido.

mochila_beco_toddler_kangura

      Mochila Beco Toddler

 

¿Y se puede hacer sólo?

¡Sí, se puede!!!! Por supuesto, ahí está la gracia 😉
La mayoría de mamás y papás hemos empezado con la ayuda de alguien. Todos hemos hecho pruebas delante de un sofá o una cama. Con la práctica hemos acabado pasando al bebé a la espalda en cualquier lugar, sin ningún tipo de ayuda. Lo más importante es hacerlo siempre con seguridad. Si al principio se requiere ayuda, o soporte se pide. En el momento en que un@ coge práctica y siente confianza se convierte en algo cotidiano, fácil y muy muy cómodo.

¿Y a los bebés/niñ@s les gusta?

Por norma general, no sólo les gusta sino que les encanta ir en esta posición a todas partes. Acompañarte a poner una lavadora o de excursión, mirar como cocinas, todo es una aventura.
Y por supuesto hacer buenas siestas a la espalda de papá/mamá (el cual puede sujetar la cabeza del bebé dormido con la capucha del portabebé o con la tela del fular)

Porteo delante y porteo a la espalda… son etapas, contacto, comunicación… es compartir momentos con nuestros bebés y niñ@s, crecer y estar juntos.

¿Tu porteas a la espalda?

¡Feliz porteo!

 

Mellizos y porteo, por Laura

El primer beso, tu primer trabajo, la primera vez con tu chico, el día que dejas de vivir con tus padres…hay momento vitales que permanecen marcados profundamente. Uno de los inolvidables, de los especialmente mágicos, es el de la espera de un hijo. Cuando por fin nos quedamos embarazados de Antón, nuestras vidas cambiaron en el momento justo que vimos el positivo en la prueba: sentimiento de alegría desbordada mezclada con una gran sensación de responsabilidad…esos sentimientos encontrados que decidimos volver a experimentar tres años después, cuando decidimos darle un herman@. Ya con la experiencia de un hijo, parece que lo que nos depararía otro embarazo, no nos cogería ya de sorpresa. Pues estábamos totalmente equivocados. Nunca olvidaré ese día en la consulta, a la que acudí sola… ¡inocente de mí! La ginecóloga pone cara de circunstancia ante la ecografía y exclama: “¡uuuuy…que son dos…!” Mi cara debió ser un poema…estaba convencida que era una broma…hasta que veo a mis invasores, allí, plantificados…le pregunté si era una inocentada de esas, de cámara oculta…pues no.

mellizos porteo1¡Hala! ¡familia numerosa! superados el shock inicial, mentalizados, el embarazo se desarrolla con total normalidad, y a término, en un parto sin ningún tipo de complicación, nacen Mariña y Xián. Recuerdo que según se acercaba la fecha de parto, nuestros miedos y las dudas sobre cómo gestionarnos con los tres aumentaban. Pues es ahí cuando empezamos a plantearnos el uso de portabebés. ¡Y menos mal! ¡Nos ha facilitado muy mucho el desplazarnos con los tres! Sobre todo a mí, que paso mucho tiempo sola con ellos.

El uso del portabebés mes ha permitido solucionar lo que más me preocupaba: poder atender a mi hijo Antón, dejándome las manos libres para poder jugar con él, en casa, en el parque…y poder llevarlo al cole, ya que por las mañanas estaba yo sola con los tres. Tenemos silla gemelar, y la usamos, es muy manejable…pero son 13kgs que hay que cargar y descargar en el maletero. Y el clima de Galicia tampoco ayuda. Si ya de por sí es una odisea montar a 3 criaturas en un coche…con lluvia todavía se complica más la cosa. Con la mochila, sólo necesitaba una silla individual. ¡Fue mi salvación! ¡Eso sí, éramos el centro de atención!

mellizos porteo 3

Para hacer recados cortos, o un sube baja del coche, usamos dos mochilas, el papá lleva a uno y yo a otro. El mismo sistema utilizamos para ir al súper, al médico, a casa de algún familiar/amigo…cuando no queremos cargar con la silla gemelar. De hecho, aunque llevemos la silla, siempre llevamos con nosotros los portabebés, por si acaso.

mellizos porteo 2

Con la mochila podemos llegar a sitios con los que la gemelar lo tendría difícil, como pasar por un lugar muy concurrido, si ya con una silla es complicado, pues con una doble es casi misión imposible. Cada uno con la mochila y no hay evento, acera, ascensor, monte, playa, río… que se nos resista.

Recordad el poco tiempo libre que te deja un bebé… pues multiplicad por dos. Con un niño en la mochila no hay tarea doméstica que se nos resista.

mellizos porteo 5

Los dolores de espalda que tuve con Antón no los tuve con ellos, a pesar de ser dos niños, y de tenerlos encima la mayoría del día, o a uno o a otro. El peso se distribuye mucho mejor sin sobrecargar los brazos, las caderas o las lumbares. ¡Adiós fisioteraperapeuta! No me he atrevido a portearlos a la vez, que es una opción que he visto en otras familias, pero así nos apañamos fenomenal.

mellizos porteo 4Lo que más me gusta…es tenerlos tan pegaditos a mí, achucharlos, sentirlos…es mi manera de recuperar ese tiempo individual que a veces me falta.

Y así ya vamos casi 9 meses… ¡y los que nos quedan porteando!

Espero que mi experiencia sirva a otras mamis 🙂

Laura

8 razones más para usar portabebés

Hoy te hablamos 8 razones más para usar portabebés, que quizás no te habías planteado, y con las que vas a convencer a tus amig@s:

1- Papá también portea. Hay cosas como estar embarazado, parir o amamantar que él no hará por razones obvias, pero portear… ¡lo va a disfrutar a tope!

Boba_Wrap-Orange-Dad2-HR

2- Disfrutas de tu familia, de las fiestas populares y de lo que te propongas, porque TIENES LAS MANOS LIBRES y tus pies para moverte entre multitudes.

3- Vas a la moda. Pues sí, portear ya no es “de hippies”, como se decía hace unos años. Hay portabebés de todo tipo (mochilas, fulares, etc) y para todos los estilos. Hoy en día se puede ser la más elegante con un fular.

4- Puedes jugar con tu hijo mayor. Está claro que sin portabebés también puedes jugar, pero hay que reconocer que así es mucho más fácil. Porque el pequeño está en contacto y a gusto y tu puedes dedicarte al mayor con tus manos libres.

5- Vas más relajad@. Sí, sí, tu. Porque el bebé va más tranquilo, y en consecuencia, tu te estresas mucho menos.

6- Puedes amamantar donde sea, y hasta con glamour (foto de Ms. Wrights Way)

7- Puedes hacer una gran compra, porque cargas con un sólo carro 😉

8- Llegas a cualquier parte, donde te propongas, no hay obstáculos para el porteo. Los límites los pones tú.

¡Feliz porteo!

Equipo Kangura

Para saber más sobre porteo visítanos en Kangura.com