Portear no es malcriar

La teoría de la evolución y el porteo

Si analizamos la teoría de la evolución y la selección natural, entendemos porqué es tan importante el porteo durante el primer año de vida. No son teorías extrañas ni de freaks del porteo, es ciencia pura y dura de mi queridísimo Charles Darwin. Así que nos adentramos en la Teoría de la evolución por selección natural. Esta teoría se basa en la adaptación de los animales al medio. ¡Fácil! Adaptarse o morir.

Los humanos somos primates que hemos evolucionado hasta llegar a los seres que somos hoy en día. Sólo hace falta observar a los animales de granja para entender que nuestr@s hij@s nos necesitan muy cerca, muchísimo. Al contrario que nuestr@s bebés, ellos nacen preparados para sobrevivir prácticamente por sí solos.
En la prehistoria no había carritos, porteaban con pieles de los animales que cazaban, con hojas, o portabebés elaborados con fibras naturales entrelazadas. Las crías humanas, solas en las cuevas o en cabañas, probablemente habrían muerto. Y como consecuencia a lo mejor no estarías leyendo este maravilloso post. Las crías de vacas, cabras o caballos, apenas unos minutos después de nacer, se levantan por sí mismos y echan a andar, se acercan al pecho de su madre y se alimentan solos como un self-service. ¡Nuestros bebés no tienen esa capacidad!

El ser humano no está preparado para sobrevivir sólo, sin ninguna ayuda externa. De aquí la exterogestación del bebé. La cría humana necesita 9 meses para adaptarse a la vida extrauterina con el apoyo de sus progenitores. Necesita 9 meses de crianza en brazos.

Portear no es malcriar

Seguimos aquí y somos como somos porque nuestr@s antepasados nos cuidaron. Ellos no tenían cochecitos ni hamacas ni cunas ni diez mil utensilios comerciales que tod@s, incluida yo, compramos al tener nuestro primer bebé y después vemos que no sirven de nada. Con tenernos cerca, ropa y pañales ya casi esta todo solucionado.

Un bebé llorará mucho si nota que está desatendido, tiene hambre o se siente inseguro. Llora por supervivencia, su instinto animal de supervivencia en el entorno está completamente desarrollado y su vida fuera del útero es una vida en territorio hostil. Por eso un bebé que es porteado llora mucho menos, descansa mejor y duerme más, ya que estando en contacto con sus progenitores se siente seguro y no necesita encender la alarma del llanto para sobrevivir.

Está claro que si dejamos un bebé sin ningún soporte no evolucionará. ¿Entonces, por qué la sociedad nos marca una pauta completamente contraria a la que nos indican la ciencia y la naturaleza? Un bebé necesita estar pegado a sus padres durante los 9 meses siguientes al nacimiento. Ningún niño se queda en la cama de los padres o es porteado hasta los 18. En serio, vuestros hij@s no van a dormir con vosotr@s toda la vida. Los bebés, del mismo modo que las crías de gorilas evolucionan, se ponen de pie andan y acceden a la comida por ellos mismos, pero para llegar hasta aquí necesitan una buena base de confianza previa. El porteo se la proporciona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *