¡Amamantar mientras porteas es posible!

Un portabebés ergonómico nos facilita la vida en muchos aspectos, pero especialmente durante la lactancia ya que el bebé está plenamente en contacto con la mamá y puede tener el pecho a su alcance en cualquier momento y en cualquier lugar.

Si eres una mamá activa estamos seguras de que te vendrá bien este artículo, porque puedes amamantar mientras estás trabajando, comprando, en una reunión… y si eres mamá de 2 o más hij@s seguro que ya te has encontrado en el momento de acompañar a tu hij@ mayor al cole, mientras el pequeño quiere teta… y entonces… con tu portabebés de forma rápida y discreta podrás seguir con lo que estabas haciendo y tu bebé y tú estaréis tranquilos y satisfechos.

Cuando queramos amamantar en el portabebés será muy importante que la lactancia esté establecida y el bebé se agarre correctamente, para ello tómate primero tu tiempo con tu bebé y disfruta de esta experiencia.

Por otro lado, conviene practicar la colocación y ajuste del portabebés. Quizás iniciarse en las dos cosas a la vez (lactancia y porteo) sea demasiado, pero una vez dominada la “técnica” de amamantar y de portear podremos fácilmente hacer las dos cosas a la vez, la cual cosa nos facilitará mucho el día a día.

El contacto corporal con el bebé favorece la producción de la leche en la madre, además al estar tan cerquita el uno del otro la mamá fácilmente se da cuenta cuando el bebé tiene hambre y puede ofrecerle el pecho sin esperas.

¿Y cómo debemos colocarnos el portabebés para amamantar?

La posición en cuna de cara hacia la madre (y vientre con vientre), es la que vemos más habitualmente en recién nacidos y niños de pocos meses que son amamantados, y es una de las posiciones que nos permiten la bandolera y el fular. Cuando amamantemos al bebé en esta posición volveremos a recolocar al bebé en posición vertical al finalizar, para llevarlo con máxima seguridad y favorecer su digestión.

La posición vertical es muy adecuada y beneficiosa para amamantar a cualquier edad (aunque la vemos más en niños mayores) porque permite un trago más fácil, una digestión más fluida en el bebé, favorece la expulsión de los gases, le alivia también el reflujo evitando regurgitaciones excesivas, y alivia los cólicos.

Aquí tienes cinco ejemplos de cómo amamantar con los principales portabebés y los diferentes enlaces a nuestro canal de Youtube para que puedas ver cada uno de los videos explicativos.

En la bandolera de anillas: si queremos mantener el bebé en posición erguida, soltaremos un poco las anillas para aflojar la tensión de la tela hasta que la cabecita del bebé quede a la altura del pecho. Si deseamos colocar el bebé en posición cuna tras aflojar la tensión de la tela desplazaremos las piernitas del bebé lateralmente hacia el lado de las anillas hasta quedar acostadito en el saco y volveremos a tensar la tela punto a punto para que quede bien sujeto. Una vez terminada la toma recuperaremos la posición erguida para una correcta digestión.

         
                                                      Bandolera Néobulle

En el fular tejido: si hemos hecho el nudo de cruz envuelta aflojaremos el nudo de la cintura para que el bebé baje un poquito quedando erguido con la cabecita a la altura de nuestro pecho y volveremos a hacer el nudo fijando el fular. Para la posición en cuna, una vez aflojado el nudo de la cintura desplazamos lateralmente las piernitas del bebé acomodándolo acostado dentro del saquito y a la altura del pecho e iremos tensando el fular pasando los tirantes por debajo las piernas y su espalda hasta anudarlo nuevamente. Una vez terminada la toma volveremos también a la posición erguida.

   

En el fular elástico: podemos amamantar de un modo sencillo sin deshacer el nudo ni sacar al bebé del portabebés, tanto en la posición erguida como en cuna desplazando también las piernitas lateralmente.

   
                                            Fular portabebé JPMBB

En el mei tai: en posición erguida aflojaremos los tirantes superiores hasta bajar el bebé a la altura del pecho y volveremos a anudarlos. Para la posición en cuna, una vez aflojados los tirantes superiores desplazaremos al bebé de igual manera al fular tejido recuperando al terminar la posición erguida.

En la mochila ergonómica: ofreceremos el pecho en posición erguida soltando los tirantes superiores y bajando el bebé hasta la altura de nuestro pecho y volveremos a tensar una vez finalizada la toma.

Con un poco de práctica verás que dominas la lactancia+porteo y te resultará súper práctico en tu día a día.

¡Buen porteo y feliz lactancia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *