¡No puedo más!

El sábado, durante el taller de gemelos, vivimos un momento muy emotivo. Una de las mamis se saturó. Paula, una súper mami de mellizos, vino sola al taller y Gala, su hija, estaba altamente demandante, llorando intensamente. Dejó a Carlitos en el suelo, en una mantita  pero al cabo de un rato se empezó a aburrir de estar en el suelo y también empezó a llorar. Eso angustió a Paula ya que atender a dos bebés que lloran a la vez es muy, muy estresante. Le ofrecimos ayuda, Montse se puso a Carlitos en un Kantan  le dio un collar de porteo y siguió trabajando en la tienda muy bien acompañada. Paula lloró y nosotras también al verla, hablamos, hablamos mucho.

Hay momentos muy duros en la maternidad, sobre todo si tenemos que cuidar a más de un bebé. Muchas veces en las redes vemos unas maternidades perfectas, sin estrés. Es cierto que durante los primeros meses cuando estás de baja todo es lento y vives en un perfecto slowlife  El problema, como le pasó a Paula, es la vuelta al trabajo. Es duro conciliar trabajo, casa y gemelos puede ser un gran cóctel. Por eso debemos estar acompañadas y compartir nuestros sentimientos y emociones ya que en un momento u otro a todas se nos ha pasado por la cabeza la gran frase de Lucia Be: “No me da la vida”.

Yo pienso, ¿si “no doy pa más” cómo lo hacen las otras mamis? ¿Seré la peor madre del mundo? Si no doy abasto, pues seguramente será que no es oro todo lo que reluce y muchas tienen ayuda en casa casi las 24h del día. Si tienes a alguien que te limpie la casa, cocine y te doble la ropa, las cosas cambian muy mucho.

Realizamos un parón en el taller para dar biberones, pecho y cambiar pañales. Emprendimos de nuevo el taller mientras Paula estaba con Gala y Montse con Carlitos. El taller fue muy bien y tod@ s aprendimos algo.

Montse y yo reflexionamos sobre la maternidad y su presencia en las redes, lucharemos por una maternidad real, sin edulcorantes.

P.D: Este post está escrito en el coche mientras voy de excursión con los peques. ¡El tiempo es oro y se tiene que aprovechar cada minuto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *