“Domando un fular” Didymos Fishes Caribe

Dentro del mundo “fularil” se habla mucho de “domar” fulares. Esta expresión significa hacer una serie de acciones  para “ablandar” un fular nuevo y dejarlo suave y agradable al uso.

La mayoría de fulares, los más populares como los 100% algodón, están fácil y rápidamente domados con un lavado y un par de semanas de uso intensivo; incluso hay algunos fulares que ya vienen suaves “de fábrica”; en cambio otros, sobretodo aquellos fulares tejidos que llevan ciertos materiales en su composición, salen tiesos tiesos de la caja!

En este post hablamos de un fular Didymos Fishes Caribe de edición limitada. Es de 50% lino, grueso y muy áspero cuando se saca de la caja! (no todos los fulares con lino son igual de gruesos ni de ásperos, depende del modelo).

Normalmente, como es el caso, estos fulares tan “fieras” son buenos fulares para usar con niños grandes con todo tipo de nudos! Pues al ser gruesos y mullidos no se clavan aunque el niño pese mucho. Y a medida que van quedando suaves y esponjosos son muy agradables.

El secreto para domar un fular grueso y tieso???

1-Dejarlo en remojo en agua fría y lavarlo varias veces (aprovechando las coladas que hacemos).

2- Anudarlo o trenzarlo cuando no está en uso!

3- Usarlo para sentarse encima de él. En el suelo, el sofá, etc.

4- Lo más importante: Usarlo mucho, mucho, mucho! Los fulares, cuanto más se usan, más agradables se vuelve al tacto!

¡Buen porteo!

2 pensamientos en ““Domando un fular” Didymos Fishes Caribe

  1. Mi ane9cdota es:Tenia en brazos a mi nif1o de seis meses durmneido, acabava de darle teta. Pues bueno, estaba su padre en la cocina preparando la cenita y charlando conmigo, yo estaba sentada en el sofe1. Empezamos a bromear y nos entrf3 la risa tonta, en eso que el nif1o abre los ojos y empieza a carcajadas de escucharnos a nosotros reir ..al oirlo empezamos su padre y yo a reirnos mas y el peque cerraba los ojos y segueda riendo.Estuvimos ased un buen rato disfrutando los tres de reir, sobretodo nosotros de escuchar la risa del nene, tan bonita e inocente.Un bello recuerdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *