Aventuras cotidianas (I) – Pasear al perro

El otro día hablamos con Anna, que nos explicó en el post su historia con los mellizos y sus perras. ¡En su caso tienen 3  hijos y 2 perras, nos explicaban que sin los portabebés sería imposible! En su experiencia una buena combinación es pasear al perro con su hijo mayor en una mochila Toddler mientras la pareja se queda en casa con los mellizos. De ese modo todos tienen su momento de proximidad en exclusiva, o casi, con una de sus mamis mientras que además el mayor disfruta del paseo del perro como una aventura cotidiana.
Compartir la vida con hijos y perros es genial pero a veces la llegada de un bebé a casa puede complicar un poco las salidas con nuestro amado amigo peludo. Entre otras muchas cosas salir a pasear un perro acompañados de un carrito que en el mejor de los casos podremos empujar con una sola mano se presenta, como mínimo, complicado.
Sacar al perro es una actividad relajante y muchas veces de desconexión, paseas, piensas y reflexionas. A lo mejor hay días que te apetece jugar a tirarle la pelota y otros que simplemente quieres andar y andar mientras tratas de organizarte la semana. Llevar la correa, recoger lo que se tenga que recoger, y disfrutar de un paseo con toda normalidad es mucho más fácil con la ayuda de un portabebés. Salir a pasear al perro es mucho más sencillo con las dos manos libres y además es una manera de compartir la responsabilidad con los más peques de la casa. ¡Ellos también disfrutarán del paseo más y mejor siendo porteados!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *